Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Las preguntas sin respuesta: El argumento "catastrofista"

    El argumento "catastrofista"

        El punto de vista opuesto, catastrofista, ha conseguido mucha más publicidad últimamente, y cuenta con el apoyo, sobre todo, de los geoquímicos y los astrofísicos. Durante años, los geólogos habían sugerido que tal vez los dinosaurios hubieran sido víctimas de choques de meteoritos, reflejos solares o supernovas (explosiones de estrellas), pero en general los paleontólogos los consideran especuladores ociosos. Sin embargo, en 1980, Luis Alvarez (un físico de Berkeley, California, ganador del Premio Nobel) y sus colegas publicaron un informe original que tuvo gran influencia en el desarrollo de la teoría catastrofista. Mencionaban niveles elevados de un metal escaso, el iridio (relacionado con el platino), en una capa delgada de arcilla correspondiente al límite entre el Cretácico y el Terciario, procedente de un yacimiento de Gubbio, Italia. Partiendo de esta observación, propusieron que la Tierra había sufrido el impacto de un asteroide de alrededor de diez kilómetros de diámetro, y que la fuerza del choque había desprendido nubes de polvo que se habían elevado hasta las capas superiores de la atmósfera, oscureciendo el sol, lo que provocó extinciones catastróficas a escala mundial.

        Muchos geólogos se burlaron al principio de esta noción, porque pensaban que se había urdido en una teoría de dramatismo innecesario, a partir de pruebas muy limitadas. No obstante, durante los cuatro años siguientes, se encontró arcilla con un incremento de iridio en más de cincuenta localidades de todo el mundo, en sedimentos que se habían depositado bajo el mar, en lagos en ríos. ¿Qué quería decir todo esto?

        El iridio no es un elemento natural de la corteza terrestre, sino que llega en los meteoritos y en otros residuos del espacio exterior. Sólo existe naturalmente en el núcleo de la Tierra, y llega a la corteza y la superficie por medio de cierto tipo de volcanes muy poco habituales. Por este motivo, Alvarez y su equipo postularon una fuente extraterrestre para el iridio que habían identificado, y una fuente muy abundante, capaz de producir los niveles de aumento detectados en el límite entre el Cretácico y el Terciario. Partiendo de una sola situación, previeron la existencia de iridio en todos los yacimientos donde se estudiara el límite entre estas dos eras; su predicción se confirmó ampliamente durante los años siguientes. Así ganaron a muchos científicos para su causa.

        En la actualidad existe otra prueba en favor del modelo catastrofista de la extinción que se produjo en este período. Determinados grupos fósiles, sobre todo el plancton marino, presentan extinciones repentinas en este límite. También se produjeron perturbaciones importantes, a corto plazo, en las plantas terrestres. Justo encima de la "huella de iridio", en numerosos cortes geológicos de roca aparece una "huella de helechos". Según las interpretaciones, esto demuestra la desaparición de las plantas angiospermas normales (flores y árboles), seguida por una difusión inicial de los helechos, y a continuación la recuperación de las angiospermas, algunos años después. Esto es exactamente lo que ocurre después de las grandes erupciones volcánicas, y se dice que la "huella de helechos" entre el Cretácico y el Terciario demuestra la existencia de un manto global de polvo estéril, tras el impacto del asteroide, y posteriormente la germinación gradual de las esporas y las semillas enterradas.

        Una prueba más del impacto consiste en la existencia de esférulas cristalinas ("canicas" diminutas) en relación con las arcillas ricas en iridio. Se supone que son consecuencia de la fundición de los materiales de impacto. Un tipo de prueba similar son los granos de "cuarzo golpeado", que presentan dos o más grupos de líneas paralelas que atraviesan los granos laminados cuando se los examina al microscopio; en apariencia, estos rasgos de tensión sólo se pueden producir por impacto.

        Los geólogos y los paleontólogos gradualistas afirman que muchas de estas características podrían haber sido causadas por erupciones volcánicas a gran escala. Señalan las capas gruesas de lava de una antigüedad aproximada a la adecuada, en la región de Decán, en India, como una fuente posible de las nubes de polvo, iridio, esférulas cristalinas y cuarzo golpeado en todo el mundo.

        El inconveniente principal del argumento del impacto es que no coincide con los hechos biológicos, de diversas maneras. En primer lugar, la vida no desapareció de forma instantánea en todo el mundo, por lo que sabemos. De hecho, la mayoría de los grupos vegetales y animales atravesaron el límite entre el Cretácico y el Terciario sin sufrir ningún cambio. En segundo lugar, la mayoría de los grupos que se extinguieron lo hicieron de forma gradual, a largo plazo. Los inicios de estas extinciones de ésta época se sitúan hasta treinta millones de años antes, para algunos grupos marinos, aunque sigue habiendo pruebas inequívocas e la decadencia de los dinosaurios. En tercer lugar, los "modelos a muerte" después del impacto no resultan aceptables, desde un punto de vista biológico y no coinciden con las pruebas. Se ha sugerido que el asteroide levantó una vasta nube de polvo que ocultó el Sol; o provocó el calentamiento excesivo de la Tierra cuando ingresó en la atmósfera; o la exposición que produjo el impacto liberó en la atmósfera arsénico u osmio venenosos; o el asteroide aterrizó en el mar y provocó una inmensa marejada (tsunamis) que recorrió el mundo, destruyendo toda la vida que se desarrollaba al nivel de la tierra, con sus frentes de olas de treinta metros. Algunos sedimentos próximos al límite entre el Cretácico y el Terciario presentan, sin duda, las huellas de los tsunamis, pero parece increíble que así hayan desaparecido los dinosaurios y los pterosaurios, y sin embargo hayan sobrevivido los lagartos, las tortugas, los cocodrilos y la mayoría de los mamíferos.

    Las preguntas sin respuesta

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto