Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - El hábitat de los dinosaurios: Dinosaurios del bosque

    Dinosaurios del bosque

        Si fueran un animal salvaje, ¿dónde vivirías? Un bosque quizá fuera el mejor lugar. Los árboles te protegen del sol, el viento, la lluvia y la nieve. Puedes refrescarte a la sombra o calentarte en los claros soleados. Hay lugares para refugiarse o esconderse, y podrías comer hojas, flores, bayas, frutas y frutos secos. También hay arroyos y charcas para beber y lavarse. Como los dinosaurios, hoy muchos animales viven en bosques.

        Los científicos creen que algunos dinosaurios vivían en los bosques porque han encontrado sus fósiles junto a otros de hojas y árboles y los restos de otros animales habitantes de este medio.

        Durante la Era de los Dinosaurios surgieron y desaparecieron bosques. El Triásico fue seco y cálido, por lo que las selvas tupidas eran escasas. Al volverse el clima más húmedo en el Jurásico, los bosques tropicales se extendieron. Gran parte del carbón se formó durante este tiempo. A lo largo del Cretácico, amplias extensiones de tierra firme quedaron inundadas.

        El carbón del Jurásico. En las cálidas y húmedas selvas, las plantas y los árboles se descomponían y formaban turba, que quedaba enterrada. A lo largo de millones de años, la turba se transformó en una roca negra y reluciente llamada carbón. El carbón está compuesto por madera y hojas fosilizadas, y por eso arde tan bien. El principal período de formación del carbón fue el Carbonífero, un período que terminó hace 80 millones de años antes de que empezara el Jurásico. Pero el carbón de éste último, demuestra que en esa época tuvo que haber grandes selvas.

        El Coelurus era un dinosaurio del Jurásico de unos 2 metros de longitud. Era un terópodo de huesos ligeros. Atrapaba animales pequeños con sus garras, en los bosques de América del Norte.

        El Dicraeosaurus era un saurópodo. Vivió en el sur de África, en el Jurásico. Pero era más pequeño y tenía el cuello y la cola más cortos que la mayoría de los saurópodos, quizá para no verse obligado a competir con sus parientes próximos.

        Imagínate a un Dicraeosaurus, un Barosaurus y un Brachiosaurus, los cuales eran saurópodos, alimentándose de las hojas de un solo árbol. El primero tenía el cuello corto y llegaba sólo a unos 6 o 7 metros. El cuello más largo del segundo le permitía alcanzar los 8 o 9 metros. El tercero, con su largo cuello y sus patas delanteras podía llegar hasta los 12 metros. Así, estos dinosaurios comían a distintos niveles y había alimento para todos.

        Hylaeosaurus significa reptil de los bosques. Los fósiles de este dinosaurio se encontraron en 1.833. Era un nodosáurido, ya que tenía duras protuberancias óseas y gruesas espinas a lo largo del lomo. Vivió en el sur de Inglaterra, en el Cretácico.

        El Corythosaurus era un dinosaurio muy grande con pico de pato. Vivió en Alberta, Canadá; y en Montana, EE.UU., a finales del Cretácico. El contenido fosilizado de su estómago muestra que se alimentaba de hojas de magnolia y pino, semillas y frutos, por lo que es de suponer que vivía en los bosques. Tenía además una extraña cresta redondeada, de unos 30 centímetros de altura, en forma de medio plato. ¿Por qué?

        Esta cresta hueca quizá servía al dinosaurio para emitir potentes sonidos. Muchos animales actuales de los bosques se comunican mediante sus bramidos, ya que no pueden verse unos a otros entre el tupido follaje. Se llaman para mantenerse en contacto con el grupo o para ahuyentar a los enemigos. Los monos aulladores tienen una bolsa especial en la garganta que les permite aullar.

        El Parasaurolophus era otro dinosaurio con pico de pato que vivió en los bosques del Cretácico de América del Norte. La cresta de la parte posterior de su cabeza medía 2 metros de longitud, más que una persona adulta. Quizá usara esta cresta como casco para abrirse paso entre la tupida vegetación. El casuario, un ave actual de las selvas australianas, usa su cresta del mismo modo.

        Los científicos creen que los hadrosáuridos vivían en grupos o manadas. Sus crestas quizá estuvieran cubiertas de piel y escamas de vivos colores, que utilizarían como vistosos estandartes para enviar señales visuales entre los árboles a sus parejas y rivales. Entre las sombras del bosque, sólo serían visibles los colores más vivos.

        No sólo los hadrosáuridos se podían comunicar con colores. Muchos otros animales actuales se comunican utilizando el color y el movimiento para enviar mensajes como para aparearse o defenderse. El lagarto de collas americano usa su vivo color azul para atraer a la cabeza. El lagarto macho de la especie Anolis es verde, y tiene un pliegue de piel de un rojo intenso en la garganta que se extiende para impresionar a su pareja. El clamidosaurio australiano hincha su gorguera de color amarillo para ahuyentar a sus enemigos. Todos estos animales son reptiles, como los dinosaurios, por lo que es posible que algunos dinosaurios hicieran lo mismo.

        El Dromiceiomimus vivió al mismo tiempo que los dinosaurios con pico de pato americanos. Era un dinosaurio avestruz con pico. Podía correr a gran velocidad sobre sus largas y delgadas patas traseras, persiguiendo pequeños mamíferos y reptiles. Tenía los ojos muy grandes y el cerebro mucho mayor, con relación al tamaño de su cuerpo, que otros dinosaurios.

        Muchos dinosaurios eran animales bastante grandes, con los pies firmemente plantados en el suelo. No hay ninguna prueba de que ni siquiera los dinosaurios más pequeños treparan a los árboles. Los diminutos mamíferos de la Era de los Dinosaurios, parecidos a musarañas, habrían considerado que los árboles eran lugares ideales para ocultarse. Con su abrigo de piel y su sangre caliente, los mamíferos podían permanecer activos y cazar incluso en las noches más frías, mientras los dinosaurios dormían.

    El hábitat de los dinosaurios

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto