Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Características de los dinosaurios - Calentándose y enfriándose

    Calentándose y enfriándose

        Cuando nosotros tenemos frío, podemos calentarnos corriendo y saltando. Si hace calor, podemos refrescarnos gracias al sudor. Pero los dinosaurios no sudaban y no iban dado saltos. ¿Cómo regulaban la temperatura de su cuerpo?

        Una de las formas de mantener el calor era comer. Los saurópodos gigantes tenían inmensos estómagos. Estaban comiendo todo el día, por lo que su estómago estaba en uso constante. El trabajo de digerir la comida generaba el calor que ayudaba a calentar el dinosaurio. ¡En el estómago de un saurópodo debía de haber mucho ruido!. Además de mantener el calor digiriendo la comida, los saurópodos se movían, igual que las personas. Pero, a diferencia de nosotros, les resultaba fácil sobrecalentarse. Si tenían que volver a refrescarse, respiraban velozmente por sus enormes fosas nasales, lo que ayudaba a enfriar la sangre.

        Dos dinosaurios que vivieron en África en el Cretácico tenían una manera muy hábil de regular la temperatura de su cuerpo. El Spinosaurus y el Ouranosaurus poseían velas de piel en el lomo que les permitían calentar su sangre rápidamente cuando se ponía al sol, y enfriarse cuando la vela no recibía los rayos directamente. Algunos paleontólogos creen que las placas del dorso de los estegosaurios quizá ayudaran también a regular la temperatura corporal del animal. Las placas se parecían mucho a un panal de abejas; probablemente podían llenarse con gran cantidad de sangre y vaciarse casi por completo.

        Los expertos creen que cuando algunos dinosaurios se calentaban demasiado, distribuían el calor por su cuerpo de una manera muy parecida a como lo hacen las aves. Los científicos consideran que los dinosaurios podrían tener bolsas de aire para absorber el calor o el frío.

        Las iguanas de las Galápagos tienen una manera muy hábil de refrescarse. Cuando hace demasiado calor, se incorporan y proyectan una sombra que enfría la roca por debajo de su cuerpo. Cuando vuelven a tumbarse, su vientre se enfría en contacto con la roca. Estos envían la sangre caliente del lomo hacia el vientre, donde pronto se enfría.

    Introducción a características de los dinosaurios

    La cabeza

    El cuerpo

                                             

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto