Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)

    Apúntate a la lista de correo

    Portada - Características de los dinosaurios - Corazón y pulmones

    Corazón y pulmones

        Nadie sabe con seguridad cómo eran el corazón y los pulmones de un dinosaurio porque los órganos no se fosilizan. Pero los científicos han reconstruido su aspecto y funcionamiento.

        Los saurópodos gigantes necesitaban un corazón muy potente para hacer circular la sangre por su enorme cuerpo. Algunos científicos creen ahora que estos grandes saurópodos tuvieran más de un corazón para impulsar la sangre a tanta distancia.

        Imagina la fuerza que debía de tener el corazón para bombear la sangre de un extremo a otro del Brachiosaurus. Su cuello era realmente largo. La cabeza se alzaba a más de siete metros por encima del corazón, que tenía que haber sido muy grande y musculoso para poder bombear la sangre a tanta altura.

        El corazón de los dinosaurios probablemente tenía dos partes diferenciadas, como el de los humanos. Una bombea la sangre hacia el cuerpo y otra hacia los pulmones. En estos últimos la sangre capta oxígeno y vuelve, una vez oxigenada, a la otra parte del corazón, desde donde es enviada al resto del cuerpo. Las válvulas del corazón son como puertas que se abren y se cierran en una sola dirección.

        Cuando respiramos, absorbemos oxígeno, que llega a nuestros pulmones por unos tubos conocidos como bronquios. En ellos se filtra el aire y se expulsan los gases de desecho. Para inspirar y espirar, tenemos que usar los músculos del pecho y del estómago. Los expertos creen que los dinosaurios respiraban de una manera muy parecida a la nuestra. Saben el tamaño de los pulmones de un dinosaurio observando las dimensiones de su caja torácica. Cuanta más convexidad presenten las costillas, mayores serán los pulmones.

        Se han encontrado esqueletos de algunos dinosaurios con agujeros en las vértebras. Los científicos creen que contenían sacos aéreos. Las costillas los comprimían, y se llenaban y se vaciaban como fuelles, impulsando el aire de los pulmones dentro y fuera.

        Aunque no podemos saber con seguridad a qué ritmo latía el corazón de un dinosaurio, podemos imaginarlo observando el corazón de otros animales. Sabemos que en los animales pequeños late con más rapidez que en los mayores. El corazón de una persona late unas 70 veces por minuto. Así, a un dinosaurio como el Triceratops, que tenía el tamaño de un elefante, quizá el corazón le latiera unas 30 veces por minuto.

    Introducción a características de los dinosaurios

    La cabeza

    El cuerpo

     

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto