Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Las preguntas sin respuesta: ¿Por qué los dinosaurios eran tan enormes?

    ¿Por qué los dinosaurios eran tan enormes?

    Dinosaurios enormes    Aunque algunos dinosaurios no eran mucho más grandes que un pollo, como término medio formaban un orden cuya magnitud era superior a la de los mamíferos. En otras palabras, un gráfico de los distintos tamaños de los dinosaurios típicos sería similar al de los mamíferos, pero multiplicado por diez. ¿Por qué vivían los dinosaurios en una escala semejante, o cómo lo lograban.

        La respuesta a la primera pregunta podría ser, simplemente, que los dinosaurios eran más grandes porque no había ningún otro animal más grande que ellos. Los mamíferos no llegaron a ser tan gigantescos, sólo por la gran cantidad de alimentos que necesita un endotermo de 30 metros de largo. No es correcto suponer que un mamífero del tamaño de un Apatosaurus tendría que comer diez veces más de un Apatosaurus ectotérmico, porque ambos obtendrían los mismos beneficios de la homeotermia inerte. Sin embargo, es posible que el hecho de ser ectotérmicos liberara a los saurópodos de este tipo de limitación para reunir energía (para compensar su enorme tamaño), que podría n cambio afectar a los elefantes.

        ¿Con qué problemas tenían que enfrentarse los dinosaurios a causa de su enorme tamaño? El más grave debía de ser el de las tensiones biomecánicas provocadas por su gran corpulencia. Todos los huesos del esqueleto de un vertebrado, y cada uno de sus músculos, están hechos para un tamaño y una fuerza determinados, que dependen de las tensiones que suele tener que soportar habitualmente. Por ejemplo, el diámetro de la pata de un animal es directamente proporcional a su peso corporal, por la simple razón de que los pilares que soportan un peso tienen que hacerse a la escala correcta. Existe un factor intrínseco de seguridad, como ocurre al diseñar un edificio, por lo que las patas de un animal están en condiciones de soportar una tensión poco habitual, pero no excesiva. Las piernas del hombre pueden sostener dos o tres veces el peso normal de su cuerpo, y son capaces de soportar el impacto de un salto de longitud. Pero no resisten el peso de un elefante, ni un salto desde una altura de diez metros.

        Las estructuras biológicas disponen de factores de seguridad intrínsecos de este tipo, pero no en exceso, a causa del "coste" de construir y mantener estructuras de seguridad innecesarias. Toda estructura alcanza un punto intermedio entre las necesidades cotidianas y las posibles demandas infrecuentes, y los costes de construcción y mantenimiento, al igual que un ingeniero civil calcula los materiales mínimos necesarios para que un edificio resulte seguro.

        Los problemas para los grandes dinosaurios dependían de la relación entre la superficie y el volumen que ya hemos mencionado. El diámetro de una pata (una cantidad al cuadrado) es proporcional al peso del animal (una cantidad al cubo). Por consiguiente, a medida que aumenta el peso, el diámetro de la parta ha de incrementarse en proporción al volumen (no a la superficie del cuerpo). Las extremidades de un elefante no se corresponden en escala con las de una gacela, cuento se dibujan sus cuerpos del mismo tamaño; la gacela tiene patas estrechas, como palos, mientras que el elefante tiene unos pilares inmensos. Según el efecto proporcional superficie/volumen, las patas de los grandes saurópodos eran incluso más inmensas, en relación, que las de los elefantes. Los cálculos demuestran que, con un peso superior a las cien toneladas, las patas de un cuadrúpedo tendría un diámetro tan descomunal que sería imposible caminar. Si fue mayor permanecería inmóvil, y en todo caso es probable que se hundiera en la tierra, bajo su propio peso.

        Se ha discutido mucho acerca de los pesos estimados de los dinosaurios, y sobre cuál era el más pesado. Los pesos se calculan a partir de modelos construidos a escala. El volumen exacto de un modelo se obtiene según la cantidad de agua que desplaza de un cilindro de medición, y el volumen se convierte en peso por medio de un factor que representa la proporción volumen/peso de la carne de cocodrilo. A continuación se hace una escala con el tamaño que tenía el dinosaurio en vida. No obstante, los cálculos presentan variaciones considerables. El peso de uno de los competidores por el título de dinosaurio superpesado, Brachiosaurus, se ha calculado en diversas cifras que oscilan entre las 20 y las 78 toneladas, partiendo de la base de los mismos esqueletos. Es posible que su familiar, Ultrasauros, fuera todavía más pesado (se han mencionado pesos de entre 100 y 140 toneladas), pero los restos están demasiado incompletos para estar seguros. Parece que muchos otros dinosaurios superaban la barrera de las 50 toneladas, según un análisis realizado en 1.988 por el doctor Greg Paul, de Colorado. Entre estos se incluyen el diplodócido Supersaurus, el titanosaurio Antarctosaurus, varios especimenes sin nombre, basados en huesos enormes, e incluso algunos que se basan en inmensas huellas fosilizadas.

        Las ecuaciones que conducen al cálculo de un límite máximo de tamaño se vuelven más complejas que si se les añaden los efectos de la locomoción. Los animales utilizan las patas para andar y para correr, y estas actividades someten a las extremidades a múltiples tensiones. Si el cuerpo de una persona aplica una fuerza x a través de cada pierna, cuando está de pie, al correr esa fuerza puede elevarse a 10x debido al impacto de cada paso. La tensión que soportan los huesos de las piernas aumenta aún más porque, cuando se produce el impacto, la extremidad no se encuentra en ángulo recto con respecto al suelo. En consecuencia, la fuerza del impacto no se transmite de forma paralela al eje longitudinal de cada uno de los huesos de las piernas, sino en ángulo con respecto a este eje, produciendo de este modo una tensión angular que tiende a fracturar el hueso. Estos factores limitaban a los grandes saurópodos a desplazarse a escasa velocidad. De haber podido galopar, Apatosaurus se habría quebrado las patas.

    Las preguntas sin respuesta

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto