Volver al WEB de Duiops
Servicios

Drivers

Guías

Reportajes fotográficos

Artículos

Montar un PC

Mejorar un PC

PC de los sueños

Componentes

Microprocesadores

Chipsets

Placas base

BIOS

Discos duros

Tarjetas gráficas

Tarjetas de sonido

Altavoces

CD/DVD-ROM

Grabadoras CD/DVD

Monitores

Discos removibles

Impresoras

Módems

Escáneres

Teclados

Ratones

Joysticks


Volver arriba

 

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto

Título de hardware
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

Guía de overclocking
 Volver arriba Portada - Mejorar un PC - Guía de Overcloking - Manos a la obra
   
¿Qué es el overclocking?
Explicación del proceso y por qué puede hacerse
Aspectos buenos y negativos
Manos a la obra
Curiosidades del overclocking


Atrás ] Siguiente ]

Manos a la obra

Primero hay que saber cómo se configura el microprocesador en la placa base. Hay saber 3 cosas: el voltaje, la velocidad del bus y el multiplicador:

  • El voltaje no tiene pérdida, ya que cada familia de procesadores tiene su propio voltaje. Para ponerlo asegúrate primero.
  • La velocidad del bus no es ni más ni menos que la velocidad a la que se transmite la información por la placa base. Suele llamarse la velocidad externa del procesador, y cada uno lleva la suya predeterminada (aunque puede subirse, como ahora veremos)
  • Y por último está el multiplicador, el cual se usa desde la época de los 486 DX2 (25 x 2 = 50 MHz, o 33 x 2 = 66 MHz). La multiplicación de la velocidad del bus por el multiplicador da la frecuencia a la que trabaja el microprocesador.

Las placas de socket 7 más modernas soportan buses de 75 y 83 MHz, incluso de 100, pero cambiarlos puede dar problemas con las ranuras PCI o con la memoria RAM (diseñados para trabajar a 66 MHz). Es otra forma de hacer overclocking, por ejemplo, un Pentium 200 irá más rápido con 100x2 que con 66x3, o un Pentium 150 mejor con 75x2 que con 60 x 2,5; aunque puede acarrear algunos problemas si el resto de los componentes de la placa no soportan adecuadamente esa frecuencia de bus.

A la hora de subir de frecuencia conviene hacerlo poco a poco (en pasos de 33 MHz) y una vez subida hacer las pruebas convenientes (medir la temperatura, comprobar cuelgues...). No hay nada mejor para calentar el micro que una partida a un juego estilo Quake.

Para terminar, diremos que en los 486 puede hacerse con aumentos menores de MHz, y que en los 396 no merece la pena pues es algo más complejo.

 

Atrás ] Siguiente ]

     
 

Volver arriba Volver arriba