Volver a la página principal
Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 Portada - Información y artículos sobre Cine en Casa - Historia del Home Theater

Historia del Home Theater

Publicado en Septiembre 1997

En esta página podrás enterarte de todo  lo que necesitas sobre Home Theater: los orígenes, la evolución a como es hoy en día... hasta llegar a los sistemas más modernos, como el Dolby Digital o AC-3 y otros sistemas aplicados para el cine, como pueden ser el DTS y el SDDS.

Aquí tienes una serie de apartados para acceder más fácilmente a la información:

 

Introducción

¿Qué es el "Home Theater"?

Una breve historia del sonido en las salas cinematográficas

Sonido cinematográfico multi-canal

Los días nublados de las salas comerciales

El Dolby Stereo se convierte en un estándar virtual

La experiencia cinematográfica del Dolby llega a casa

Cómo funciona del Dolby Surround

Explicación de los diferentes sistemas Dolby

Variaciones de canales

Materialización del canal central

 

INTRODUCCIÓN

El sonido "surround" y el "Home Theater", la recreación del ambiente de una sala cinematográfica, son dos de los conceptos que más rápidamente están creciendo en el negocio del audio. Aunque los principales mercados de estas tecnologías permanecen restringidos a Norteamérica y Japón, se empieza a vislumbrar un atisbo de actividad en estos campos en Europa y en Asia (al margen de Japón). A medida que más mercados internacionales van incorporando más software de vídeo y más instrumentos y posibilidades de programación, es de esperar que el sonido "surround"y el "home theater" vayan creciendo en el mundo entero.

El home theater y el sonido surround están irremediablemente vinculados. Aunque se puede crear un sistema home theater sin sonido surround, es la experiencia de audio completa la que realmente forma el impacto ambiental de las salas de cine comerciales. Por lo tanto la tecnología home theater está incompleta sin el sonido surround, o lo que es igual, cualquier sistema home theater significativo deberá estar equipado con posibilidades de sonido surround.

 

¿QUE ES EL "HOME THEATER"?

Se han realizado varias estudios en Estados Unidos con intención de dar respuesta a esta pregunta. El único punto de partida en el que todos los consumidores coinciden es que el home theater (un intento de traducción del término en inglés equivaldría a sala de cine en casa o quizás proyección en casa) es ver películas en el hogar. Puede tratarse implemente de una televisión que recibe las imágenes de un vídeo o de una emisión por cable. Pero a medida que subimos peldaños en el mercado el concepto de home theater (y todo el equipo necesario para él) se convierte en más y más sofisticado. Los sistemas de home theater de gran nivel suelen incluir un vídeo de alta fidelidad, un reproductor de "láser disc", un decodificador de sonido surround y altavoces tanto en la parte frontal de la habitación como en la parte posterior de la misma, exactamente igual que en una sala cinematográfica comercial.

El espacio es otra cuestión. Habrá pocas veces que en una casa se pueda dedicar exclusivamente una habitación a reproducir este ambiente cinematográfico. Lo más habitual será encontrar que el home theater es parte integrante de una habitación multi-usos, por ejemplo un salón, un cuarto de estar o un estudio.

La recreación del ambiente de una sala cinematográfica que se ha dado en llamar home theater tiende a ser una actividad familiar o de grupo, mientras que escuchar música suele ser una actividad individual y solitaria que la mayoría de las veces es disfrutada por una sola persona.

 

UNA BREVE HISTORIA DEL SONIDO EN LAS SALAS CINEMATOGRAFICAS

Para comprender mejor el concepto actual de home theater se deben entender los principios básicos de las salas de proyección comerciales, en cuanto a lo que a sonido se refiere. Así pues conviene hacer una rápida revisión de los principios sonoros de las mencionadas salas cinematográficas.

¿Cómo fueron los comienzos del sonido surround?. Durante muchos años se habían hecha innumerables intentos de lograr un sonido multi-canal, en particular en las películas. En los años cincuenta hubo un productor cinematográfico de gran talento llamado Michael Todd, casado con Elizabeth Taylor, que contribuyó muy notablemente al avance del séptimo arte, tanto en el campo visual como en el campo del audio.

Entre los progresos de Mike Todd podemos mencionar el Todd A-O, una técnica fotográfica de pantalla ancha similar a la Panavisión y al Cinerama, que duró sólo unos cuantos años. Muchos de vosotros es posible que ni lo recordéis. Pero el Cinerama fue una de esas tecnologías que, cuando se veía, jamás se olvidaba. Todd y sus ingenieros desarrollaron una técnica para sincronizar tres cámaras y, en la reproducción, tres proyectores. Algunas películas en Cinerama fueron "La Vuelta al Mundo en 80 Días", La Carrera del Siglo" y "La Conquista del Oeste". Todas estas películas tuvieron versiones convencionales poco después de su aparición en Cinerama, y últimamente también todas ellas han sido convertidas a formatos de vídeo y de televisión. Pero sus versiones de Cinerama fueron algo que había que ver. Visiones panorámicas del viejo oeste desde lo alto de una diligencia a toda velocidad, virajes a uno y otro lado en un coche de carreras en un circuito del Grand Prix, majestuosas vistas del paisaje desde un globo de aire caliente, todo ello era el toque mágico del Cinerama.

Pero más que la mera multi-proyección de imágenes, Todd utilizó sonido multi-canal, sonido surround. El sonido engrandecía las visiones envolventes con un sonido que parecía moverse con las imágenes y que no parecía provenir de las fuentes de sonido convencionales.

Mike Todd no fue el primero en utilizar imágenes con tres proyectores. Abel Gance ya lo había hecho en la era del cine mudo de los años veinte cuando realizó su espectacular producción de "Napoleón". Pero Gance no disponía virtualmente de tecnología de audio, así que utilizó una orquesta en vivo para la pista de sonido, que constaba exclusivamente de música, de Napoleón. Los diálogos emplearon el sistema tradicional del cine mudo: la pantalla se ponía en negro, aparecía rotulado el texto y el espectador intentaba imaginarse las conversaciones cuando veía mover los labios a los actores. Aunque tenía tres pantallas para trabajar, poca más creatividad podía aportar al cine mudo en aquellos momentos. Pero como la sincronización dependía más del sentido de la temporalidad del proyeccionista que accionaba las manivelas que de la precisión del equipo, Gance no podía realmente estar pendiente de que las cosas saliesen con precisión y exactitud de sincronización, ni en el aspecto auditivo ni en el visual.

Pero el Cinerama era diferente. No sólo era un reto a la vanguardia cinematográfica, sino que era también un audaz golpe de mano en el campo de audio para el nivel de la tecnología de los años cincuenta. No sólo sincronizaba múltiples proyectores, sino también múltiples pistas de reproducción de audio, y situaba los altavoces por toda la sala para conseguir el efecto deseado.

Con el Cinerama fue la primera vez que se escuchó algo que podía llamarse sonido surround (su traducción bien podría ser sonido envolvente o sonido circundante). Pero el Cinerama, con todos sus prodigios, era muy caro y difícil de llevar a la práctica, tanto en su producción como en su posterior proyección. Las películas de Cinerama estaban en cartel mucho tiempo, a veces incluso años. Y además, como cada película exigía un equipo y un montaje nuevo, era necesaria una gran inversión, incluso por parte del empresario de la sala.

Después del Cinerama, y durante bastantes años, aparecieron toda una serie de diferentes formatos de audio cinematográfico. Cada uno de ellos requería un equipo ligeramente distinto y un montaje también diferente. Cada uno de estos formatos pretendía presentar la pista de sonido con un mayor impacto y con más espectacularidad que sus predecesores.

 

SONIDO CINEMATOGRAFICO MULTI-CANAL

En una época en la que el sistema de sonido estándar era un altavoz detrás de la pantalla, de repente se necesitaban tres, cinco, siete e incluso nueve altavoces detrás de una pantalla de gran anchura, con unos sistemas de mezcla muy elaborados para situar la fuente de sonido y que ésta se correspondiera con la posición de la acción en la pantalla. Algunos sistemas tenían menos altavoces detrás de la pantalla y más en los lados, en la parte posterior o en la parte superior, sobre las cabezas. Se llegó a proponer un sistema que consistía en un pequeño altavoz en el respaldo de cada asiento, mirando hacia la persona que se encuentra sentada en el asiento de atrás, algo parecido al altavoz que se introduce en el coche en los cines para automóviles, pero sin coche.

Hasta los años setenta en que se adoptó el estéreo, no se había asumido ningún estándar efectivo y sustancial en el sonido cinematográfico. Antes del Dolby estéreo había básicamente dos formatos estándar de audio para las salas de cine comerciales: monofónico de 35 milímetros con pista de sonido óptico, y 70 milímetros estéreo con cuatro canales y con pista de sonido magnética, o sonido sincronizado óptico/magnético.

El sistema monofónico de 35 milímetros, todavía en uso hoy en día en salas pequeñas, emplea un sistema de un solo altavoz detrás de la pantalla, al cual le llega señal desde la pista de sonido monofónica, grabada ópticamente en el borde de la película y que es leída por la célula solar, o demodulador óptico, que se encuentra montada en el proyector. Este es el mismo sistema básico que se ha utilizado desde los años treinta. Las primeras películas sonoras utilizaban un sistema de la Western Electric conocido como "Vitaphone", que sincronizaba manualmente un disco de vidrio plano, como un disco de vinilo para fonógrafo, con la película. Este sistema fue reemplazado por el sistema de célula solar en los años 30.

El sistema de 70 milímetros llegó mucho más tarde, probablemente a mediados de siglo, y combinaba una imagen visual de gran tamaño y pantalla ancha con la grabación y reproducción magnética multi-pistas del sonido. El audio estaba o bien en una cinta magnética pegada al borde de la película que rodaba sobre un cabezal magnético de reproducción multi-pistas situado en el proyector, o bien en una cinta separada que se reproducía en una máquina multi-pistas independiente y que se sincronizaba con el proyector mediante un código de tiempo.

Aunque se utilizaron muchas variaciones de este sistema, la más común fue un sistema de cuatro canales con tres altavoces y otra serie de ellos distribuidas por los laterales y en la pared posterior de la sala. Estos canales eran: frontal izquierdo, frontal central, frontal derecho y efectos de sonido, la misma configuración utilizada hoy en el Dolby estéreo.

 

LOS DÍAS NUBLADOS DE LAS SALAS COMERCIALES

Antes de la llegada del Dolby Stereo, la industria del cine estaba pasando una época de notable penuria. El conflicto de formatos y las exigencias de los distribuidores para que una inversión sustancial asegurase la taquilla en las primeras exhibiciones estaban suponiendo una gravosísima carga económica para los empresarios de las salas. Y asomando por el horizonte estaba también la creciente amenaza del vídeo doméstico y de la televisión por cable y vía satélite.

En América, el mercado principal de Hollywood, las salas grandes, opulentas y extravagantes de las zonas céntricas de las ciudades estaban siendo remodeladas o sustituidas por centros multi-cines, muchas veces trasladándose a los barrios periféricos. Lo que en su día habían sido cines que eran el lugar donde se llevaba a la familia una noche que se salía, ahora se convertían en cines de barrio que servían de refugio al público joven, un público que sabía que lo que oía en su equipo estéreo en casa sonaba mejor que lo que estaban oyendo en el cine. Algo había que hacer.

La tecnología de setenta milímetros era demasiado cara y difícil de instalar en las pequeñas salas de barrio. Los equipos de treinta y cinco milímetros eran los que abundaban, pera las prestaciones de audio se limitaban a dos canales, si bien la mayoría de los estrenos de 35 milímetros (y también las salas) eran monofónicos por aquel entonces. Y la respuesta fue, y es, Dolby Stereo.

 

EL DOLBY STEREO SE CONVIERTE EN UN ESTANDAR VIRTUAL

Dolby Stereo es un sistema de codificación/decodificación cuatro a dos y dos a cuatro. Las películas se podían rodar y producir para ser estrenadas en salas con disponibilidad para 70 milímetros, y después codificarse, conservando toda su integridad, en dos canales para las salas más pequeñas con equipos de 35 milímetros. Los cines pequeños necesitaban invertir una primera y única vez en tres altavoces principales más los altavoces circundantes "surround", además de amplificadores y el circuito decodificador de Dolby, pero luego ya podían utilizar este equipo continuadamente. Y la diferencia en realismo a la hora de experimentar la película era incomparable a los viejos sistemas monofónicos.

Hacia finales de los ochenta, en poco más de una década, el Dolby Stereo se había convertido en un estándar virtual para la producción de audio cinematográfico. La mayoría de las películas producidas desde mediados de los años setenta están codificadas con Dolby Stereo, incluso las que aparecen en formatos de vídeo (cinta y disco), o las que se reciben por televisión estéreo.

 

LA EXPERIENCIA CINEMATOGRAFICA DEL DOLBY LLEGA A CASA

Y, con el equipo adecuado, el vídeo doméstico (junto con el audio de casa también) puede presentar al consumidor el mismo nivel de sensación emocional que ahora experimentamos en las salas de proyección comerciales.

Hoy en día hay diversas clases de equipos surround para utilizar en el hogar: los decodificadores de Dolby Surround, los decodificadores de Dolby Pro Logic, los procesadores digitales de sonido, los simuladores de sonido surround, los amplificadores multi-canal y los altavoces surround, y otros muchos tipos de equipos que se encuentran disponibles en el mercado.

Hay actualmente dos sistemas decodificadores de efectos Dolby autorizados por Dolby y disponibles para ser utilizados en casa: Dolby Surround y Dolby Surround Pro Logic. Los decodificadores de Dolby Surround llevan algún tiempo en el mercado, y muchos productos de consumo de audio/vídeo incorporan ya esta característica. El Dolby Surround Pro Logic, o su denominación abreviada Pro Logic, es bastante diferente del Dolby Surround, aunque ambos sirven para el mismo propósito. Veamos las diferencias entre los dos sistemas.

 

CÓMO FUNCIONA EL "DOLBY SURROUND"

El Pro Logic utiliza el misma circuito decodificador (en realidad es un ordenador analógico) que se emplea para el Dolby Stereo en las salas comerciales. Con el sistema Pro Logic -o Dolby Stereo- una entrada de dos canales codificados proporciona una salida de cuatro canales codificados. En realidad se suele manifestar como cinco canales de salida, pero también la salida puede quedar reducida a tan sólo tres. Explicaremos estas variaciones más adelante.

Recuerde que los cuatro canales son: frontal izquierda, frontal central, frontal derecho y efectos, m frontal izquierdo, posterior izquierdo, frontal derecho y posterior derecho como en la configuración del antiguo sonido cuadrafónico.

En la producción de películas comerciales los cuatro canales se utilizan de la siguiente manera: el canal central se reserva generalmente para el diálogo, aunque se puede utilizar para direccionar los efectos de sonido en secuencias de acción. En los primeros momentos se intentó mover el diálogo a través de la pantalla según la posición de la persona que estuviera hablando, pero se comprobó que esto desorientaba a la audiencia, por lo que se determinó que el centro de la pantalla era el punto de origen óptimo para todas los diálogos. Así mismo, los espectadores sentados fuera del eje del centro de la pantalla estaban en desventaja para seguir los diálogos "móviles", con lo que se escogió la posición central para fijar la posición de procedencia del diálogo, independientemente del asiento que se ocupase en la sala. Al fin y al cabo no todo el mundo se consigue sentar en el centro, pero todos han pagado su entrada.

Los canales frontales izquierdo y derecho se utilizan para crear una imagen acústica estereofónica en torno al canal del diálogo. Se puede estrechar o ensanchar para adaptarse a la imagen visual, y se pueden realizar barridos de un lado a otro para direccionar los efectos de sonido en sincronización visual con la acción de la pantalla.

Los canales de efectos se emplean para crear la sensación de profundidad del sonido, añadiendo ambiente y detalle dentro de la sala, normalmente en los laterales y detrás de la audiencia. Para que resulten efectivos, los canales de efectos deben añadir la ilusión de profundidad sin que el público sea plenamente consciente de su presencia. Esto es una empresa harto complicada, debido a ciertas sensibilidades del oído humano.

Primero, los sonidos sibilantes. Sibilantes son aquellos sonidos de siseo y de silbido que hay en el habla humana. Los sonidos S, T, etc... Estos sonidos son normalmente armónicos de altas frecuencias. Así, los canales de efectos del Dolby Stereo pasan por unos filtros de paso bajo con el corte en siete kHz para minimizar estos sonidos sibilantes. La cuestión aquí es que si se detecta sonido que llega por detrás, cuando el diálogo se supone que procede del centro de la pantalla, justo enfrente de usted, su cerebro no se creerá realmente que la acción procede de la pantalla.

Algo muy parecida ocurre con el efecto Hass (o de Procedencia). Un científico llamado Haas descubrió que el oído identifica el primer sonido que escucha como el origen del sonido, independientemente de la frecuencia del sonido o de la integridad de su estructura armónica. Este hecho ha tenido importantísimas repercusiones en el diseño de los equipos comerciales de sonorización para sitios como, por ejemplo, las iglesias. Utilizando un pequeño altavoz de bocina montado en el púlpito y reforzándolo con una serie de altavoces grandes que están progresivamente retardados en el tiempo y que se distribuyen a lo largo de los laterales de la iglesia, toda la audiencia tiene la ilusión acústica de que el sonido viene del púlpito, si bien lo único que procede de allí es el primer sonido. El grueso del sonido procede de los altavoces laterales. Por supuesto esto es así siempre y cuando el equipo está correctamente diseñado y montado.

Esto funciona realmente. Y el sonido cinematográfico es exactamente lo contrario del sistema Haas para las iglesias que acabamos de describir. Si se está sentado en la sala en lo que podríamos llamar el punto dulce, perfectamente centrado de izquierda a derecha y de frontal a parte posterior, no hay problema. Pero, como ya mencionamos, no todos los que van al cine tienen ese privilegio. Por tanto, considerando el efecto Haas, ¿Qué sucede si nos sentamos más cerca de un altavoz de los laterales que de los de la pantalla? Escucharíamos primero el sonido surround, el del lateral, ¿no es así?. Así pues identificaríamos la fuente de sonido detrás de usted, no en la pantalla, ¿correcto?. Esto nunca valdría. ¿No vemos que, si esto ocurriera, toda la ilusión cinematográfica se derrumbaría?.

Bien, para solucionar este problema los canales de efectos en el Dolby Stereo están retardados en el tiempo, y así, esté donde esté en la sala, el primer sonido en llegar a sus oídos es el sonido procedente de la pantalla, y no de los canales surround (laterales y posterior). Consecuentemente el sonido siempre parece provenir de delante, excepto en esas contadísimas ocasiones en las que el sonido que se pierde de una nave espacial saliéndose de la pantalla se oye en los canales posteriores, y sólo en los posteriores.

En las salas comerciales hay algunas veces filas de altavoces surround en las paredes laterales. Estos altavoces en ocasiones tienen diferentes retardos en el tiempo, dependiendo del tamaño y de la forma de la sala. No obstante, en los sistemas Dolby Surround y Pro Logic para consumidores las especificaciones de Dolby se sitúan en 20 ó 30 milisegundos de retardo en los canales de efectos, lo cual es adecuado, de acuerdo con Dolby, para la mayoría de las habitaciones de audición de una casa.

 

EXPLICACION DE LOS DIFERENTES SISTEMAS DOLBY

¿Cuál es entonces la diferencia entre Dolby Stereo, Dolby Surround y Dolby Pro Logic?. La única distinción entre Dolby Stereo y Dolby Pro Logic es su aplicación: Dolby Stereo es para salas de cine comerciales, y sus controles y su manejo están diseñados para dicha aplicación. Pro Logic es idéntico a Dolby Stereo, salvo sus controles y su manejo, que están optimizados para aplicaciones de consumo particular.

Las principales diferencias entre Dolby Surround y Pro Logic están en la separación y en la direccionalidad lógica, lo cual viene a ser lo mismo, y en la extracción de un verdadero canal de diálogo central.

En primer lugar vamos a abordar el tema de la codificación. Cuando se producen las películas, el sonido se introduce originalmente en el master en cuatro canales independientes. Después se agrupan en una matriz de dos canales mediante un codificador matricial del Dolby Stereo. En este proceso, los canales frontales izquierdo y derecho no sufren cambio alguno, pero se les añade el canal central, que es reducido en 3 dB, añadiéndosele por igual a ambos canales, izquierdo y derecho. El canal de efectos también se reduce 3 dB, se desplaza 45 gradas en fase, se envía a través del filtro de paso bajo de siete kHz y del filtro de paso alta de loo Hz, se codifica con el sistema de reducción de ruido Dolby B, y por último se suma a cada uno de los canales frontales, izquierdo y derecho.

Los canales central y de efectos son el uno lo opuesto del otro. El canal central es esencialmente lzda. + Dcha., es decir, canal izquierdo más canal derecho, con importantes excepciones; hablaremos más sobre esto después. Los canales de efectos son Izda. - Dcha., (canal izquierdo menos canal derecho).

Tanto el sistema Pro Logic como el Dolby Surround utilizan retardo en el tiempo en los canales de efectos. Pero la separación de las señales frontal y posterior es de unos 22 dB mejor en Pro Logic que en Dolby Surround. Esta es una diferencia sustancial, ya que es el resultado directo del funcionamiento de los dos sistemas. El sistema Dolby Surround utiliza lo que Dolby llama un decodificador pasivo. Esto es un sencillo circuito que extrae la señal diferenciadora lzda. - Dcha. y la envía al canal correcto del amplificador. El sistema Pro Logic utiliza un complejo decodificador de matriz activo que contempla las características de fase de las dos señales. Porque la codificación desplaza la fase de los canales de efectos, este es un procesa decisivo, de modo que la mayoría de la información central-frontal se extraiga de los canales posteriores, creando un efecto mucho más natural.

Las posibilidades de direccionar en los canales frontales del Pro Logic es también una diferencia fundamental entre los dos sistemas. Al igual que se experimenta una mejora en las salas de cine teniendo un canal exclusivamente para los diálogos, lo mismo sucede con el vídeo en casa. En realidad Dolby permite el uso de un canal central en el Dolby Surround. Pero este canal central es simplemente una combinación del canal izquierdo y el canal derecho. En otras palabras, todo el canal izquierdo más todo el derecho. Acústicamente esto suena como si fuera monofónico, y se consigue poca claridad de posicionamiento, a menos que los altavoces izquierdo y derecho estén bastante alejadas de la posición de escucha. Con el sistema Pro Logic, sin embargo, el canal central incluye solamente la información del canal central, desapareciendo cualquier información relativa a los canales derecho e izquierdo. Así se logra un canal central con mucha más definición. El efecto es que el diálogo siempre parece provenir de la pantalla, sin que importe donde se esté sentado, incluso aunque sea delante de uno de los otros altavoces.

Y para que las cosas se compliquen aún más, Dolby no sólo proporciona un canal central derivada con el Dolby Surround, sino que también ha previsto un canal central "Phantom" con el sistema Pro Logic. Dicho canal Phantom (o fantasma, que sería su traducción) utiliza los canales izquierdo y derecho en una mezcla estéreo para obtener el canal central. Esto funciona mejor que el Dolby Surround normal, pero no tan bien como el sistema Pro Logic con un altavoz para el canal central.

 

VARIACIONES DE CANALES

¿Recuerdas que anteriormente mencionamos que el Pro Logic podía tener tres, cuatro o cinco canales de salida?. Veamos ahora la explicación: cinco canales significa: frontal izquierdo, frontal central, frontal derecho, posterior izquierdo para efectos y posterior derecho para efectos. Cuatro canales significa: frontal izquierda, frontal central, frontal derecho y efectos; Q frontal izquierdo, frontal derecho, posterior derecho para efectos y posteriorizquierdo para efectos, usando el canal fantasma o phantom para el centro. Tres canales significa: frontal izquierdo, frontal derecho y efectos, utilizando phantom para el centro. Recuerde que solamente hay un canal de señales de efectos, que obviamente es monof6nico; si se dedican canales separados para los canales de efectos izquierdo y derecho la información de programa es idéntica en ambos canales.

También hay una versión llamada "Dolby 3" que es frontal izquierdo, frontal central y frontal derecho, sin canal de efectos. La utilización de Dolby 3 está generalmente restringida a los proyectores de vídeo domésticos con sistemas de sonido incorporado.

 

MATERIALIZACIÓN DEL CANAL CENTRAL

Llevar a efecto la materialización de un canal central independiente suele ser todo un reto. Primeramente se necesita un altavoz cerca de la pantalla donde se reproduzca la imagen. Esto significa que si Vd. está utilizando una televisión de visión directa o un proyector de pantalla posterior el altavoz deberá ser neutralizado magnéticamente para que no interfiera en las imágenes. Igualmente necesita un amplificador monofónico, y no es fácil encontrarlo.

Si los equipos de determinadas salas comerciales tienen sólo cuatro canales de amplificación, recuerde que los dos canales de efectos posteriores tienen la misma señal. Si se tiene un altavoz central pero no tiene amplificador monofónico, se utilizará un amplificador de dos canales. Conectaremos sólo una de las salidas posteriores del decodificador Pro Logic a uno de los canales del amplificador y enviaremos señal a ambos altavoces surround (posteriores en este caso) con ese canal. El otro canal del amplificador se emplea para el canal central. La mayoría de los decodificadores Pro Logic tienen controles individuales de balance para los canales, pero si utilizamos un amplificador o una etapa de potencia con controles de nivel independientes es mucho mejor para el equilibrio entre canales.

     
 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto