Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

ts.gif (1152 bytes)

Servicios

Libro de visitas

Galería de imágenes
(más de 9.400 gráficos y fotos)

Secciones

Definición de un ser vivo

Los seres vivos, objeto del estudio de la biología

La célula

La evolución

La clasificación de los seres vivos

Árbol genealógico
(más de 730 subpáginas y miles de descripciones de especies):
 
Mapa de clasificación completo

Anexos

APÉNDICE: Los Seres Vivos en el pasado

Vídeos de mascotas y animales

ti.gif (1148 bytes)
Portada - Metazoos - Artrópodos - Unirrámeos - Insectos - Pterigógenos - Endopterigógenos - Himenópteros - Clistogastros - Ápidos

Ápidos

 Los ápidos son una familia de insectos himenópteros apocritos o clistogastros, portaaquijones o aculeados, con millares de especies de abejas solitarias y varias abejas sociales, entre las que la más importante es, con mucho, la abeja melera o Apis mellifera.

- Apis: Es un género es insectos himenópteros de la familia de los ápidos, al que pertenece la abeja común o melera. Las abejas domésticas o meleras son de la especie Apis mellifica y viven en colmenas alojadas en los huecos de árboles y peñas, o en las especialmente preparadas por el hombre a fin de aprovecharse de la miel y cera que fabrican. Esta explotación tiene una antigüedad remotísima, pues en una pintura prehistórica de la Cueva de la Araña, en Bicorp, en Valencia, España, aparece representada una escena de recolección de panales, y hablan del insecto el Antiguo Testamento y Homero. Su tipo de comunidad es la estatal o social, y está constituida por tres castas: las obreras, la reina y los zánganos, todas aladas, pero bien diferenciadas en su morfología y en sus actividades. Los zánganos son los machos, de los cuales no solo fecunda a la reina durante el vuelo nupcial, dejando los espermatozoides en un receptáculo de aquélla y muriendo después. Cuando la reina va a poner las celdas del panal, pasan los espermatozoides al oviducto y fecundan los óvulos diploides; de estos huevos fecundados nacerán hembras. Algunos óvulos salen sin fecundar; son los óvulos partenogenéticos haploides, que, sin embargo, se desarrollan y originan machos. En total, una reina pone de 1.200 a 3.000 huevos por día, de los cuales salen las larvas; éstas se transforman después en ninfas y abejas jóvenes. Una colmena corriente se compone de unas 20.000 a 3.000 obreras, y en verano de unos 800 a 1.000 zánganos y de una sola reina, o hembra fecunda, pues cuando nace otra, abandona la colmena en busca de nuevo alojamiento, seguida por parte de las obreras, a lo que se denomina enjambre. Cada lámina del panal está constituida por numerosas series hexagonales en dos series, abiertas unas a un lado y las otras al opuesto; sus fondos no son planos, sino triédricos, de modo que encierren el máximo volumen con un mínimo de gastos de cera, secreción que las obreras producen con unas glándulas abdominales y que es la materia de que están elaborados los panales. Las obreras son hembras estériles, que realizan todas las tareas de la actividad social, excepto las reproductoras, a las que colaboran, sin embargo, cuidando a la reina y a las larvas y ninfas, y expulsando o destruyendo a los zánganos, ya inútiles, una vez que la reina ha sido fecundada. El que un huevo fecundado dé origen a una reina o a una obrera depende de su alimentación durante el desarrollo: la larva destinada a convertirse en reina se nutre con jalea real, mientras que las de han de originar obreras cambian su nutrición al poco tiempo por una dieta de miel. Esta substancia, que elaboran las obreras a partir del néctar de las flores, es la base de la apicultura. Frecuentemente se ha orientado el estudio de las abejas hacia diversos aspectos. Uno de ellos es la interpretación del zumbido de las colmenas, que se ha dado en llamar lenguaje de las abejas, y cuya investigación ha sido posible con los medios técnicos de que ahora se dispone: micrófonos, transmisores, amplificadores de sonido, magnetófonos, potenciómetros, analizadores de frecuencia, oscilógrados, catódicos, etc. Estos han sido empleados por el inglés E.F. Woods y el alemás Karl von Frich. Para el primero, el zumbido de la colmena es distinto, por ejemplo, según cuente con alimento suficiente, así serían 180 períodos, o si las abejas nodrizas no dan abasto para alimentar a las larvas, pues entonces se percibe un murmullo de 250 períodos sobre el normal de la colmena. Basándose en estas diferencias, inventó el apidictor, aparato que capta y transmite esos zumbidos para advertencia del apicultor. Por su parte, Frich afirmó la posibilidad de comunicación entre las abejas para indicar dirección y distancia a la que se encuentra el alimento, por medio de movimientos angulares más o menos rápidos. En EE.UU. y la U.R.S.S., países apicultores por excelencia, se ha conseguido que la reinas pongan un 20 ó 25% más de huevos, se logran razas de obreras que rinden más en el trabajo, se estimula la producción de jalea real, se obtienen reinas a voluntad, etc. En cuando al veneno que inyectan las hembras, las únicas que poseen glándulas adecuadas, al clavar su aguijón, está consituido por tres substancias; una inflamatoria, otra convulsionante y una tercera paralizadora. Son conocidas sus propiedades terapéuticas contra el artritismo, ciática, lumbago, osteoartrosis, eccema y ciertas enfermedades de la piel, provocando la picadura directa, por cierto número de insectos, o inyectando el veneno obtenido de los aguijones. También es interestánte, en medicina, el uso de la jalea real, que por su rijeza de vitaminas está adquiriendo el uso frecuente en terapéutica. Los técnicos del Ministerio de Agricultira de EE.UU. demostraron, a partir de experiencias realizadas en 1.958, la utilidad de envolver la colmena con una cinta flexible, cubierta de goma, para resguardarla del frío; pusieron a punto un nuevo aparato que, al regular la velocidad del estractor de miel, evitaba la ruptura de los panales y, por consiguiente, la mezcla de miel con la cera, y ensayaron la utilización de las abejas como portadoras de mensajes, a fin de aprovechar su gran sentido de la orientación, resistencia a las inclemencias del tiempo y facilidad, dado su tamaño, para pasar inadvertidas. Todo lo expuesto demuestra que el estudio de las abejas sigue siendo del máximo interés y que el camino seguido actualmente se anuncia prometedor en nuevos descubrimientos. La abeja mau mau, Apis adamsom, es de origen africano, aclimatado en Brasil. Después de tres años de vida pacífica en el país, ataca a hombres y animales.

 abejorro: Es un insecto himenóptero de la familia de los ápidos. Mide de 2 a 3 centímetros de largo y es velludo y con la trompa casi del mismo tamaño que el cuerpo. Vive en colectividades poco numerosas, de hasta 300 individuos; hace un nido simple debajo del musgo o de las piedras y zumba mucho al volar. Existen entre ellos, como en las abejas, zánganos, obreras y reinas. Hay varias especies, todas del género Bombus: Bombus hortorum, Bombus terrestris y Bombus lapidarium.

 bombus:

 abeja carpintera: Es un himenóptero de la familia de los ápidos, como la abeja común, del tamaño y forma del abejorro, y de color negro morado; fabrica su panal en los troncos secos de los árboles, y de ahí su nombre. La especie es Xylocopa violacea.

 xylocopa:

 abeja solitaria: Es un himenóptero ápido que construye sus nidos en la arena. La especie es anthrophora parietina.

 anthróphora:

 abeja de tierra: Es un himenóptero ápido tropical, de Cuba, menor que la abeja común, a veces de unos 3 milímetros. La especie es Melipona fuluipes.

 melipona:


Parazoos

Eumetazoos

Radiados

Bilaterales

   Acelomados

   Pseudocelomados

   Celomados prostómidos

   Celomados deuterostómidos

     
 

Volver arriba Volver arriba

  © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
  Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

  Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto