Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

ts.gif (1152 bytes)

Servicios

Libro de visitas

Galería de imágenes
(más de 9.400 gráficos y fotos)

Secciones

Definición de un ser vivo

Los seres vivos, objeto del estudio de la biología

La célula

La evolución

La clasificación de los seres vivos

Árbol genealógico
(más de 730 subpáginas y miles de descripciones de especies):
 
Mapa de clasificación completo

Anexos

APÉNDICE: Los Seres Vivos en el pasado

Vídeos de mascotas y animales

ti.gif (1148 bytes)
Portada - Protoctistas - Algas

Algas

      Las algas son un filo de protoctistas unicelulares o pluricelulares cuyas células no forman tejidos, que viven en el agua y que son capaces de realizar la fotosíntesis.

      Otras características de las algas son los diversos colores que presentan según sea el pigmento fotosintético que posean en los denominados cromoplastos. Así, pueden ser verdes, si tienen abundante clorofila, pardas o rojas, si predominan otros pigmentos como la ficoxantina de color pardoamarillenta o la ficoeritrina de color rojo.

      Todas las algas se reproducen tanto sexual como asexualmente. Las algas pluricelulares tienen un sistema de reproducción denominado alternancia de generaciones. Este sistema consiste en que, tras cada generación, se cambia el tipo de reproducción, de modo que a una fase de reproducción sexual por gametos le sigue una fase de reproducción asexual por esporas, y así sucesivamente. La fase asexual de las algas de denomina esporofito, ya que en ella se producen esporas flageladas o zoosporas. La fase sexual se denomina gametofito, porque en ella se producen gametos. La meiosis o reducción a la mitad del número de cromosomas de las células ocurre antes de formarse las zoosporas.

      Al estudiar las algas con criterio citológico y bioquímico, se ha encontrado tal diversidad entre los vegetales que llevaban este nombre, que se hacía imposible mantenerlos reunidos en un solo grupo.

      De las algas marinas, las más aprovechables industrialmente son las feofíceas, de color pardo, y las rodofíceas, rojas.

      Las posibilidades alimenticias de las algas, para el hombre y los animales domésticos, merecen consideración especial, pues son ricas en proteínas, contienen un 50% de estas substancias, mientras la carne no pasa del 15%, grasas y vitaminas, la B12, la provitamina A, o su caroteno, la E y en menor proporción las B1, B2, D3 y K; y enteramente comestibles, es decir, que no tienen desperdicio, como les ocurre a los vegetales terrestres. También contienen microelementos, indispensables en las funciones vitales. Presentan como inconvenientes su sabor que, aunque no desagradable, es algo amargo, y su color acentuado, inconvenientes que serán seguramente eliminados.

      De su volumen posible cabe juzgar por la cifra de cien mil millones de toneladas anuales, producción muy superior a la que se obtiene de los vegetales al uso. La consideración de que las alas llamadas superiores sólo llegan a alcanzar el 0,2% de la producción vegetal marina y el 99,8 restante corresponde a las algas microscópicas que flotan en el agua, constituyendo el fitoplancton, hizo varias el enfoque del problema. Como las algas microscópicas se encuentran en el agua, en la proporción de uno por un millón, lo que las hace de recolección difícil, se viene ensayando su cultivo, en recinto cerrado, pues prosperan en agua con sales minerales y anhídrido carbónico y su crecimiento está en razón directa de la intensidad luminosa, de la que aprovechan hasta el 20%, mientras los vegetales terrestres sólo captan el 1% de la energía solar.

      Las algas de agua dulce, especialmente las cultivadas, poseen cualidades nutritivas superiores, por su riqueza en proteínas, mayor que la de la carne o la leche en polvo. En EE.UU. llaman grandes de algas a unos tanques, donde se cultivan éstas, alimentándolas con aguas residuales de las cloacas, con lo que se obtiene un crecimiento tan rápido, que permite una recolección cada dos días. Las algas así obtenidas se vienen utilizando como pienso para el ganado y las aves domésticas, previa una oportuna esterilización.

      Los cultivos experimentales que se vienen efectuando rinden ya más que los agrícolas y se cree que pueden llegar a producir hasta 122 toneladas por hectárea, mientras que el maíz, el trigo y el arroz sólo da

n en la misma superficie unas 2,47 toneladas, pero, si son rentables para la alimentación humana, resultan antieconómicos en la producción de forrajes.

      Por otra parte, su rápido crecimiento y la absorción de anhídrido carbónico con devolución de oxígeno, ha hecho pensar en su utilización para renovar el ambiente de los vehículos herméticos, los submarinos y naves espaciales, al mismo tiempo que se provee a la tripulación de vegetales frescos. Esto demuestra que se está en camino para el aprovechamiento intensivo de las algas como alimento y que todo estriba en la presentación atrayente de los nuevos productos en color y sabor por parte de los industriales preparadores y en una adaptación más que nada psicológica al nuevo tipo de alimentos por lo que al público afecta.

      Las algas comprenden las clases de las diatomeas, las feofíceas, las heterocontas, las carofitas, las clorofíceas y las rodofíceas.

     
 

Volver arriba Volver arriba

  © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
  Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

  Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto