Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)

    Apúntate a la lista de correo

    Portada - Artículos inclasificables - Las huellas de Cal Orcko

    Las huellas de Cal Orcko

    Las huellas de Cal Orcko – una lucha contra la ignorancia

    El camino de las huellas hasta la fama mundial no ha sido corto ni fácil

    Cuando en 1994 se descubrieron oficialmente las huellas de dinosaurios en una pared vertical en los terrenos de la fábrica de cemento FANCESA, Klaus Schütt llamó a Museo de la Historia Natural en La Paz para pedir que venga un paleontólogo a confirmar lo que todos ya sospechaban. Al preguntar cuantas huellas eran, él respondió sin querer exagerar: "Son unas quinientas, más o menos". Schütt no sabia que en ese momento el descubrimiento paleontológico más grande del mundo tenía 220 huellas.

    La persona que había contestado en La Paz prometió devolverle la llamada. No sorprendentemente, nunca lo hizo.

    Lo mismo pasó con la Museo de la Universidad de Santa Cruz. Al llamar a Tarija Schütt ya sabia mejor, no mencionó ningún número de huellas. En la plena primavera de 1994 llegó a Sucre el Ingeniero Freddy Paredes Director del Museo del Paleontología de Tarija y por fin confirmó que sí, eran huellas de dinosaurios y tenían mas de 65 millones de años de antigüedad.

    "Es algo espectacular ver la cantidad de las huellas", dice el Ingeniero Paredes que después de ver las huellas por primera vez ha vuelto a Sucre varias veces.

    A la persona que hace años contestó al teléfono en La Paz, tal vez le gustaría saber que en Cal Orcko hoy día se pueden admirar más de cinco mil huellas de unos 290 animales diferentes de los que a la mayoría ni se conoce todavía.

    Sin embargo Klaus Schütt, aficionado a la paleontología, que luego empezó a luchar para que se reconozca la importancia del descubrimiento, no era el primero que se fascinó de las huellas. Hace años atrás, mas o menos a finales de los años setenta, los trabajadores de FANCESA ya conocían las huellas.

    La pared en donde se encuentra esta "pista de baile" de los dinosaurios fue expuesta por los tractores de FANCESA en busca de materia prima y dejada intacta por su alta contenido de magnesio, mineral que no es bueno para la fabricación de cemento. Poco a poco las huellas iban apareciendo cuando la lluvia limpiaba los restos de tierra que todavía quedaban en la pared.

    En la década de los 80 llegó a Sucre el geólogo Hugo Heymann que había estudiado en el colegio Alemán de Sucre. De visita por la fábrica vio las huellas en la pared, las fotografió, pero este hallazgo no se dio a conocer públicamente.

    "Los técnicos de FANCESA no lo podían creer ni tampoco tenían mucho interés en averiguar ya que un descubrimiento así podía perjudicar la explotación de la materia prima", comenta Guido Donoso, que fue Jefe de Relaciones Publicas de la fábrica en los años 1987-1999.

    Las huellas se quedaron en la pared y pasaron muchos años sin que nadie se interesó por el tema.

    Klaus Schütt conoció las huellas en el año 1994 cuando después de una reunión de los ex-alumnos de Colegio Alemán los compañeros de curso decidieron ir a ver las marcas extrañas que había en la pared del Cal Orcko. Uno del grupo conocía las huellas de Toro Toro pero los demás estaban en plan de broma y hacían chistes de su compañero:

    "Vamos a ver las huellas del Hugo!" se rieron.

    Al ver la inmensa pared, que tiene una superficie más grande que sesenta canchas de fútbol llena de huellas, ya no se rieron.

    Klaus Schütt también se quedó impresionado con lo que acababa de ver

    "Para mí las huellas son el futuro de Sucre, es algo único que pondrá a la ciudad y a la región en el mapa turístico mundial", dice Schütt que hoy en día tiene su propia agencia de viajes que lleva a las turistas a ver la maravilla de Cal Orcko.

     

    FALTA DE RECURSOS Y DESINTERÉS

    Era entonces el año 1994 cuando Schütt (junto con los ejecutivos de la fábrica FANCESA) empezó su lucha por el reconocimiento de la importancia de las huellas. Aunque ya se había confirmado que era un descubrimiento sin precedentes no había recursos económicos ni la decisión institucional para darle la importancia que le correspondía.

    Schütt, ex-Director Departamental de Turismo y ex-Director Municipal de Turismo, tiene su propia teoría porqué no había interés en la tema.

    "Aquí la gente tiene todavía una visión muy interna de turismo. No se dan cuenta de la importancia del descubrimiento. Por ejemplo en Israel hay un lugar donde han encontrado una sola huella, está muy bien protegida y se ha convertido en un atractivo turístico adicional".

    Schütt, por su profesión de cineasta, decidió hacer un vídeo sobre el tema. Por muchas casualidades ese video llegó a Suiza donde unos cuantos científicos, entre ellos Christian Meyer, lo vieron y ese momento se dieron cuenta de la inmensa importancia que el descubrimiento iba a tener para la paleontología.

    "Al ver el vídeo pensé que esto es seguramente el descubrimiento más grande que he visto y decidí formar una expedición para investigarlas", dice Meyer, uno de los paleontólogos mas conocidos del mundo científico de hoy día.

    Meyer llegó a Bolivia en 1998 con un grupo internacional de 12 científicos.

    "En ese momento la noticia ya creció", dice Schütt con el mismo tono de orgullo que tiene un padre cuando habla de los logros de sus hijos.

    Se ordenó la creación de una fundación Paleontológica y las huellas de Cal Orcko fueron declaradas como Monumento Nacional que debe ser protegido.

    Lamentablemente, la ilusión no duró mucho. Los científicos internacionales se fueron, la Fundación Paleontológica se convirtió en una palabra bonita y todo en Sucre siguió como siempre.

    Si un turista por casualidad había escuchado de las huellas y quería verlas tenía que buscarlas por su cuenta; llegar a la fábrica en un taxi y empezar la aventura en pleno campo de trabajo sin guía. Las agencias de viaje pensaron que los costos de llevar las turistas hasta Cal Orcko eran demasiado elevados.

    Schütt montó su propia agencia hace un año y medio y aunque ya llegan turistas desde muy lejos para ver Cal Orcko, la importancia de las huellas no está muy bien reconocida en la misma ciudad de Sucre.

    "Yo calculo que durante este año y medio aparte de los extranjeros, han ido a ver las huellas solamente unas 2.000 personas de Sucre", dice Schütt.

    El problema también trata de que con las lluvias y otros fenómenos climáticos, algunas partes de la pared siguen cayendo y cada vez se pierden huellas. Para proteger ese gigante farallón se necesitaría cantidades de dinero inimaginables. Las explosiones de la Fabrica de Cemento también lastiman la pared.

    Sin embargo, la situación es más complicada de lo que puede parecer. La pared de Cal Orcko es como una cebolla, capa tras capa siguen apareciendo con nuevas huellas que sin las caídas de la pared quedarían sin descubrir.

    "Durante estos 7 años yo he visto desaparecer unas doscientas huellas", dice Schütt. "Pero también he visto aparecer otras quinientas".

    Christian Meyer está preocupado por el tema, de alguna manera las huellas deberían ser protegidas

    "Yo ya he hecho conocer mi preocupación a UNESCO, al gobierno boliviano incluyendo al ex-presidente Banzer y sus ministros. Algo hay que hacer, si no perderemos las huellas", dice Meyer en una entrevista concedida a CORREO DEL SUR a través del correo electrónico.

     

    RECUERDOS DE LA PREHISTORIA

    Uno de los descubrimientos prehistóricos más ricos del mundo se encuentra a solamente cinco kilómetros del centro de la ciudad de Sucre. La gigantesca pared de Cal Orcko, llena de huellas de los dinosaurios, puede ser vista en los terrenos de la fábrica de cemento FANCESA en el camino hacia Cochabamba.

    La edad de la pared es algo muy difícil de comprender. Cuando los visitantes prehistóricos pisaron estas tierras el mundo era 68 millones de años más joven que hoy en día. La amplitud de la pared es impresionante, tiene 80 metros de altura y 1.2 kilómetros de largo.

    La pared de Cal Orcko hoy en día se encuentra en una posición vertical, pero tiene una explicación bastante lógica. Durante los pasados 70 millones años los movimientos tectónicos han forzado la pared a su actual posición.

    Cuando los dinosaurios paseaban en las tierras donde se encuentra actualmente Sucre, el paisaje tampoco era nada parecido a lo de hoy en día. En los primeras estribaciones de los Andes desde el norte de Argentina hasta el sur de Perú se encontraban una serie de lagos.

    Las cerca de 5.000 huellas que se admiran actualmente son de 294 especies diferentes. Es imposible decir el número exacto de las huellas ya que partes de la pared se están cayendo y algunas huellas desaparecen a la vez que otras nuevas aparecen. Tampoco se conoce a ciencia cierta todos los animales que han dejado sus huellas en la pared, queda mucho por investigar.

    En Cal Orcko se encuentra toda la diversidad de dinosaurios poco antes que desaparecieron. Hay huellas de Titanosaurios, Brontosaurios, Carnosaurios etc. y una gran variedad de restos de tortugas, cocodrilos, peces y algas. Sobre todo las once huellas de Anquilosaurio han impresionado a los científicos. Antes de descubrir las huellas de Sucre se pensaba que los anquilosaurios nunca vivieron en este continente. También se encuentra la huella de la caminata continua más larga de dinosaurio en el mundo. El dinosaurio apodado cariñosamente "Johnny Walker" ha dejado sus huellas de un paseo de 347 metros de largo.

    Volver a artículos

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto