Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)

    Apúntate a la lista de correo

    Portada - Reptiles voladores

    Reptiles voladores

    LOS PTEROSAURIOS

       Los pterosaurios, que significa reptiles alados, fueron un orden de reptiles diápsidos voladores fósiles, parientes de los dinosaurios, que presentaban diversas formas y tamaños.

       Algunos eran pequeños como gorriones, y otros, tan grandes que cada ala medía tanto como un autobús.

       Como las aves actuales, volaban, ponían huevos y tenían una vista muy aguda, con grandes ojos para divisar mejor la comida desde el aire a distancia.

       Aparecieron a finales del Triásico, y durante 166 millones de años, un poco más que los dinosaurios, surcaron los cielos con éxito, sobre todo en el Jurásico superior y Cretácico inferior.

       Mucho antes de que existieran las primeras aves, los pterosaurios eran los únicos vertebrados voladores. A los expertos les costó un poco aclarar esta particularidad. Cuando se encontraron los restos del primer pterosaurio, los científicos no acababan de entender a qué tipo de criatura pertenecían aquellos huesos. Algunos expertos creyeron que eran los esqueletos de un criatura marina, mientras que otros los atribuían a un animal volador. Tras observar algunos de los huesos con atención, los científicos se pusieron de acuerdo en que estos animales tenían que haber sido voladores. En efecto, se dieron cuenta de que los huesos principales eran delgados y huecos y estaban llenos de aire, lo que aligeraba considerablemente a los pterosaurios y les ayudaba a levantarse del suelo.

       Estos reptiles tenían huesos pectorales con el objeto de sujetar los músculos que controlan los músculos de las alas. Algunos podían batir las alas; otros simplemente planeaban.

       Como los murciélagos actuales, las alas de los pterosaurios eran de piel y se extendían entre sus cuerpos y el final de un cuarto dedo extremadamente largo. Los otros tres dedos de cada mano formaban unas garras situadas en la parte delantera de cada ala. Los animales que podían volar eran afortunados.

       Podían pescar peces o atrapar insectos. También podían escapar volando de los dinosaurios hambrientos, y anidar en las alturas.

       Aunque todos volaban bien, los científicos no están seguros de cómo se desenvolvían en tierra. Durante muchos años, se creyó que eran parecidos a los murciélagos o a las aves, pero los especialistas se han dado cuenta de que no se parecían a ningún otro tipo de animales conocido. Esto dificulta la comprensión de cómo de movían, porque no hay ningún tipo de huesos con los que compararlos. Estudiando cómo encajaban sus huesos, los paleontólogos ha podido llegar a algunas conclusiones.

       No todos vivieron en tierra sino en los árboles. Algunas especies probablemente eran arborícolas, y se desplazaban como los actuales murciélagos frugívoros, que se alimentan de fruta: colgados cabeza abajo y agarrándose a las ramas. Los pterosaurios tenían diversas maneras de elevarse.

       Algunos probablemente corrían sobre sus patas traseras y saltaban para elevarse.

       Los que tenían unas alas enormes, las extendían, dejando que las corrientes del aire los elevaran.

       A veces el pterosaurio se posaba en el agua. Usaba la fuerza de las olas y el impulso de sus patas, moviéndolas como las ranas, a fin de conseguir el empuje necesario para emprender el vuelo.

       Algunos tenían las patas palmeadas, muy similares a las de los patos, que les facilitaban la natación.

       Algunos científicos que los pterosaurios de cola larga pudieron haberla usado como timón.

       Los científicos pueden deducir cómo se alimentaba uno de estos animales comparando sus mandíbulas, dientes, que casi todos los tenían, y tamaño corporal con los de los animales actuales. También se puede deducir si era un experto volador observando la envergadura de sus alas y sus músculos.

       Los buenos voladores seguramente daban caza a sus presas en el aire.

       Los expertos creen que algunos se zambullían directamente en el agua para capturar peces, mientras que otros volaban cerca de la superficie del agua, pescando con las mandíbulas abiertas. La mayoría de los pterosaurios piscívoros tenían bolsas en la parte posterior de la garganta. En ellas quizá almacenaban la comida, que llevaban al nido como los pelícanos actuales.

       La mayoría de los pterosaurios se tragaban a sus presas con tanta rapidez como podían, debido a que otros animales acechaban para robárselas. Esta forma de comer tan precipitada les hacía tragar muchas materias imposibles de digerir, como huesos, escamas y pieles duras que luego regurgitaban en forma de bolitas como los búhos.

       Probablemente los pterosaurios ponían huevos. El cuerpo del animal tenía que ser ligero para poder volar, pero una hembra de pterosaurio con muchas crías en su interior habría pesado demasiado. Los huesos tenían que ser pequeños y ligeros. Estas dos razones hacen pensar a los expertos que ponían sólo unos huevos pequeños.

       Quizá alimentaban y protegían a sus crías igual que las gaviotas actuales cuidan de sus polluelos en los acantilados. Al salir del cascarón, las crías no podían volar porque su cabeza era demasiado grande y sus alas demasiado pequeñas. Probablemente uno de sus progenitores les llevaba alimento y las vigilaba hasta que sus alas eran lo bastante fuertes para volar y habían crecido lo suficiente para defenderse solas.

       Los reptiles actuales son animales de sangre fría. Tienen que esperar que el sol caliente su cuerpo para que sus músculos funcionen. Las aves y los mamíferos son animales de sangre caliente, pues su propio cuerpo produce el calor necesario a partir de los alimentos que ingieren, por lo que disponen de energía para moverse y pueden estar activos casi todo el día.

       Dos pistas indican que los pterosaurios poseían sangre caliente. Seguro que realizaban complicadas maniobras aéreas, para lo cual se necesitan músculos activos y un gran cerebro, que sólo funcionan bien cuando están calientes. La otra pista es que estaban recubiertos de pelo, como otros animales de sangre caliente. Al principio, se creía de los pterosaurios tenían plumas para mantener el calor, como las aves. Pero cuando unos paleontólogos descubrieron fósiles de pterosaurio con rastros de pelos impresos en las rocas, comprendieron que eso era lo que recubría el cuerpo de estos animales.

       Nadie sabe por qué se extinguieron los pterosaurios. Quizá un enorme meteorito chocó contra la Tierra, levantando nubes de polvo tan grandes que oscurecieron el sol. Planeando por el aire frío, asfixiados por el polvo, estos reptiles desaparecieron del planeta.

       Tras un lento inicio, los buscadores de fósiles empezaron a encontrar fósiles de pterosaurio en todos los continentes, excepto la Antártida. Así, estos reptiles alados debieron de vivir en todo el mundo. Muchos de los fósiles están perfectamente conservados, porque numerosos pterosaurios volaban junto a las costas y sobre el mar, y al morir sus cuerpos quedaban enterrados velozmente en la arena. Sus restos fosilizados se han encontrado sobre todo en las canteras de Solnhofen, en Baviera, Inglaterra.

       Hasta el momento se han descubierto unos 100 tipos distintos de pterosaurio. Se dividen en dos grupos o subórdenes. El más antiguo se denomina ramfarincoideos, que significa tipo del pico delgado, fáciles de distinguir por sus dientes y su cola larga. El grupo más reciente se llama pterodactiloides, que significa tipo con dedos en las alas, que se distinguen por su cola muy pequeña o ausente, pocos dientes y por que la mayoría tenía algún tipo de cresta.

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto