Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Reptiles voladores - Pterodactiloides

    Pterodactiloides

       Los pterodactiloides, que significa tipo con dedos alados, eran un suborden de reptiles de orden de los pterosaurios.

       Tras el Jurásico empezó el período Cretácico. Era más cálido y el nivel de los mares subió hasta cubrir gran patas de la tierra emergida. Los continentes derivaron lentamente por la superficie del planeta, chocando y dando lugar a elevadas cadenas montañosas. Los pterodactiloides sacaron el máximo partido de la nueva situación.

       Había muchas especies distintas de estos pterosaurios, pero todas tenían dos características comunes: cola corta y alas largas y estrechas.

       Desde lejos debían de parecer aves planeadores, como gaviotas o albatros. De hecho, durante el Cretácico fueron haciéndose más abundantes las aves. Por un tiempo, compartieron los cielos con los pterosaurios.

       Los pterodactiloides aumentaron de tamaño durante este período. También mejoraron el vuelo y el planeo.

       Para ahorrar energía, planeaban hasta largas distancias sin batir las alas. Las corrientes de aire caliente que subían de las laderas de colinas y montañas los transportaban como si fueran planeadores modernos. Otros planeaban por el vasto océano y desarrollaron extraños picos para alimentarse de placton, que son animales marinos minúsculos, peces o moluscos costeros.

        Este grupo de pterosaurios se diferencia porque es el grupo más reciente. Tenían pocos dientes o ninguno. Tenían la cola muy corta y más de la mitad tenían cresta.

     

    Anurognathus: Tenía los dientes en forma de gancho, un cuerpo pequeño y los músculos de las alas muy fuertes. Era un volador rápido y probablemente cazaba grandes insectos voladores, como hacen los actuales murciélagos. Los expertos creen que los insectos consistían su dieta.

    Batrachognathus: Significa mandíbula de anfibio. Este pequeño pterosaurio tenía el tamaño de una corneja. Podía posarse en las ramas usando sus cuarto extremidades.

    Cearadactylus: Las enormes alas de este reptil volador, ensombrecían los cielos. El pterosaurio tenía largas mandíbulas erizadas de dientes y sobrevolaba los mares, en los que capturaba peces. Medía 4 metros de envergadura. Vivió en el Cretácico inferior, en Brasil.

    Germanodactilus: No todos los pterosaurios podían vivir en las tierra. Algunos como éste probablemente era arborícola, y se desplazaba como los actuales murciélagos frugívoros, que se alientan de fruta, colgados cabeza abajo y agarrándose de las ramas. Tenía unas uñas muy fuertes, que usaba para  agarrarse a los troncos de los árboles y trepar por ellos. También las utilizaba para colgarse de las ramas cabeza abajo. Para volar, probablemente abandonaría la rama a la que estaba enganchado y se dejaría caer, antes de mover las alas para permanecer en el aire.

    Gnathosaurus: Tenía una cabeza muy grande, por lo que habría caído  de bruces si hubiera intentado caminar con dos patas. Además esta cabeza era larga y con una pequeña cresta. No pudo haberse arrastrado como un murciélago, ya que se alimentaba en el agua y podía ahogarse. Es probable, en cambio, que caminara con las patas en el agua, manteniendo los largos huesos de las alas en alto, detrás de su cuerpo, mientras se apoyaba en las patas delanteras. Para volar, como tenía unas alas enormes, las extendía, dejando que las corrientes de aire lo elevaran.

    Pteranodon: Es un género de reptiles voladores, del orden de los pterosaurios, que vivieron durante el Cretácico, y alcanzaban hasta 8 metros de envergadura. Carecía de cola, al cabeza esta más anchas que en las formas jurásicas, con una prolongación posterior a modo de cresta y sin dientes. Sus patas eran tan débiles que se duda de que pudiesen andar por el suelo.

    Pterodactylus: Significa dedos alados. Pequeñas bandadas de este pterosaurio pudieron haber recorrido las playas, como las  actuales aves marinas. Introducían sus largas y estrechas mandíbulas en la arena para encontrar gusanos, crustáceos y moluscos, y usaban sus afilados dientes de la parte delantera de la boca para atrapar escurridizos gusanos, escarbando en la  arena y en el barro. Quizá también pescara peces y comiera insectos. Vivió en el Jurásico superior.

    Pterodaustro: Era del tamaño de una gran gaviota. Tenía dispuestos  en la mandíbula inferior unas 1.000 cerdas, que usaba para filtrar los animales microscópicos que pueblan las aguas. Su mandíbula superior, delgada, tenía dientes mucho más cortos, que usaba para desmenuzar la comida. Se alimentaba en aguas poco profundas, y reposaba sobre sus patas delanteras mientras  filtraba el agua para obtener alimento. Vivió en el Cretácico  inferior.

    Pteranodon: Es un género de reptiles voladores, del orden de los pterosaurios, que vivieron durante el Cretácico, y alcanzaba hasta 8 metros de envergadura.

    Pteranodon: Tenía una gran cresta en la parte posterior de la cabeza, que seguramente le ayudaba a mantener el equilibrio. Con un pico tan grande y pesado, necesitaba el peso de la cresta para equilibrarse hacia atrás. Algunos expertos creen que la parte ósea de la cresta hacía las veces de mástil. Posiblemente le colgaba una aleta de piel, que habría hecho devela o timón  para dirigir el vuelo. Su largo pico desdentado era como una pala para coger los peces a la vez que planeaba sobre el mar con sus alas anchas. Además, el pico estaba diseñado para almacenar pescado, como el pelícano actual. Carecía de cola, la cabeza era más ancha que en las formas jurásicas, con una prolongación posterior a modo de cresta y sin dientes. Sus patas eran tan débiles que se duda que pudiesen andar por el suelo. Alcanzaba entre 7 y 8 metros de envergadura y vivió durante el Cretácico.

    Pterodactylus: Daba el nombre al grupo de los Pterodactiloides. Tenía un gran cerebro con amplias zonas para controlar el  vuelo. Sus grandes ojos le servían para divisar mejor la comida desde el aire. Tenía fuertes huesos pectorales con objeto de controlar los músculos que controlan los músculos de las alas. Algunos pterosaurios batían las alas; otros simplemente planeaban. Con sus huesos huecos divisaba mejor la comida desde el aire. Pequeñas bandadas pudieron haber recorrido las playas, como las actuales aves marinas. Introducían sus largas y estrechas mandíbulas en la arena para encontrar gusanos, crustáceos y moluscos, y usaban sus afilados dientes para atrapar escurridizos gusanos.

    Quetzalcoatlus: Significa serpiente con plumas. Recibe el nombre de un dios indio de la mitología americana. Este nombre no es muy adecuado, ya que si bien algunos pterosaurios estaban cubiertos por un pelaje suave, ninguno tenía plumas. También es posible que su nombre derive del quetzal, un ave. Vive en las cálidas y húmedas selvas de las montañas de América Central. El macho es de un color verde intenso, con el pecho escarlata, el dorso dorado y azul cobalto, y unas espléndidas plumas verdes de 75 centímetros de longitud en la cola. El quetzal era un ave sagrada por los aztecas, que le arrancaban cuidadosamente las plumas de las cola para usarlas en las ceremonias. Las plumas volvían a crecer pronto. Es actualmente el ave nacional de Guatemala, Centroamérica. Volviendo al pterosaurio, fue uno de los últimos pterosaurios alados y el mayor animal que jamás a volado sobre la Tierra. Sus primeros huesos fósiles se descubrieron en 1.971 y provocaron gran expectación. ¿Cómo podía volar un animal tan grande? ¿Cómo vivía? ¿Y por qué murió? Douglas Lawson encontró el primer hueso en las rocas del Cretácico del parque Big Bend, en Texas, EE.UU. Cuando llueve allí, la blanda roca de disgrega dejando al descubierto muchos fósiles. Lawson se fijó en unos trozos de hueso que descendían por el frente de un acantilado. Los siguió hasta arriba y encontró un hueso fósil de 1 metro de longitud que sobresalía de la roca. Extrajo una parte y se lo llevó a su profesor. Wann Langston, el profesor de Lawson en la Universidad de Texas, comprendió que el hueso pertenecía a un reptil volador, un pterosaurio. Era hueco y de paredes finas, y por lo tanto muy ligero, pero su tamaño resultaba increíble. Tomando como proporción el hueso del ala, Langston calculó que la envergadura de este animal era de unos 15 metros. Él y Lawson se apresuraron a regresar al yacimiento, esperando desenterrar el resto de este monstruo volador. Encontraron otras partes del ala, pero poco más. El enorme animal fue llamado Quetzalcoatlus. Langston inspeccionó el yacimiento durante años y encontró muchos fósiles parecidos, pero más pequeños, quizá de crías o de una especie menor. Su envergadura resultó ser inferior a lo que se creyó al principio, era de unos 11 metros. El reptil probablemente pesaba unos 80 kilos, casi lo mismo que un adulto humano corpulento. Los huesos de las patas delanteras tenían salientes, donde se fijaban los músculos del pecho que accionaban las alas. Los huesos del extremo de éstas tenían forma de T, como codales, para soportar la tensión del aleteo. Era muchísimo mayor que el ave actual de mayor envergadura, el albatros viajero, que mide 3 metros y medio y pesa menos de 10 kilos. El albatros viajero actual planea sobre el mar durante la mayor parte de su vida y casi nunca bate las alas. Un moderno ultraligero con hélice tiene una envergadura similar a este animal, pero pesa unos 900 kilos , o sea 10 veces más. Un planeador moderno tiene una envergadura aún mayor, pero pesa tres o cuatro veces más. Al parecer, representaba el límite de tamaño para un animal volador. Pero ¿estamos seguros de que volaba? Probablemente muchos pterosaurios se alimentaban de peces, pero éste no vivía cerca del mar o de grandes lagos. Tampoco tenía dientes afilados, como sus parientes, sino un largo y estrecho pico desdentado y con un reborde en la parte superior. Los huesos del cuello eran muy largos y estaban soldados, lo que significa que no podía doblarlo fácilmente. Entonces, ¿qué comía? Una posibilidad es que fuese un carroñero, como los cóndores y los buitres actuales. Muchos grandes dinosaurios vivían en la misma zona de América del Norte en el Cretácico. Quizá los acechaba planeando por las llanuras. En cuando veía a un animal moribundo, se lanzaba en picado para desgarrar el cuerpo. Quizá también, cuando un Carnosaurio, dinosaurio carnívoro grande, se marchaba tras saciarse con su presa, se presentaba rápidamente y picoteaba el cadáver con su largo pico, manteniendo el cuello rígido. Con el estómago lleno, habría tenido más problemas aún para despegar. Estaría a merced de Carnosaurios y otros grandes cazadores carroñeros. El buitre actual está mejor preparado para este tipo de vida. Tiene su cuello flexible, y con su afilado pico y sus garras puede defenderse de los depredadores. Quizá usara su largo y afilado pico para hurgar en el barro de las orillas de los ríos en busca de camarones y cangrejos de agua dulce. Pero su gran cuerpo podía quedar atrapado en el lodo. Quizá vivía cerca del mar y emigraba con los polluelos desde su zona de cría, en el interior, hasta la costa. Aún quedan preguntas sobre este pterosaurio; para ello sería útil encontrar más fósiles. Vivió hace unos 66 millones de años, en el final del período Cretácico.

    Tropeognathus: Significa quilla con mandíbula. Los pterosaurios eran reptiles voladores que surcaban los cielos en el período Cretácico, cuando los dinosaurios recorrían la tierra. Fueron las mayores criaturas voladoras que han existido. En la región donde se encontró este pterosaurio, se han encontrado fósiles de pterosaurios muy distintos. El Tropeognathus es uno de los mayores pterosaurios descubiertos hasta ahora. Su envergadura superaba a la longitud de un elefante, y proyectaría una gran sombra mientras revoloteaba  sobre las olas en busca de peces y calamares con que alimentarse. Fue bautizado así por la forma redondeada de la extraña cresta ósea de su mandíbula, que se parecía mucho a laquilla de una embarcación. Esta forma pudo haberle ayudado a equilibrar el largo cuerpo y para deslizarse cuando se lanzaba en picado para capturar peces. Pudo haber utilizado sus grandes  alas para batirlas brevemente, pero estaban mejor adaptarlas para el planeo. Como un moderno planeador, aprovecharía las  corrientes ascendentes de aire cálido para mantenerse en el aire. Sus únicos fósiles descubiertos son un cráneo completo y  una mandíbula inferior. La cresta y los dientes del cráneo no eran iguales a los de la mandíbula, de modo que los expertos decidieron que los fósiles pertenecen a dos especies diferentes, que llamaron mesembrinus y robustus. En sus largas mandíbulas se alineaban dientes agudos, apropiados para comer peces. Probablemente despedazaba su presa con los dientes   anteriores, las y fuertes. En su pico podía tener varios peces a la vez. Tenía un cuello largo y flexible. Precisaba ser capaz de moverlo con facilidad y rapidez para capturar peces, de movimientos ágiles. Ese cuello hubo de ser muy robusto: en efecto, necesitaba contar con fuertes músculos en esa parte del cuerpo, a fin de poder capturar con el pico peces bajo el  agua. Medía 6 metros de envergadura. Vivió hace unos 120 millones de años, a comienzos del Cretácico, en Brasil.

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto