Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Árbol genealógico de los dinosaurios - Marginocéfalos - Paquicefalosaurios - Paquicefalosáuridos - Pachycephalosaurus

    Pachycephalosaurus

    Pachycephalosaurus: Significa reptil de cabeza engrosada. Era el mayor de los dinosaurios de cabeza dura y el último que se extinguió. El mayor encontrado hasta ahora encajaría perfectamente ente dos postes de una portería de rugby. Tenía los ojos del tamaño de pelotas de tenis, situados en los lados de la cabeza, bastante arriba. De este modo, el animal podía mirar en todas direcciones con facilidad, lo cual representaba, junto con su agudo olfato, una ventaja en un mundo en el que los dinosaurios se devoraban unos a otros. Las víctimas eran sobre todo los herbívoros como este dinosaurio. Poseía una cabeza muy peculiar. Era abombada y tenía un bulto muy elevado, no porque el animal tuviera el cerebro muy grande, sino porque el cráneo alcanzaba los 25 centímetros de grosor: tanto como 5 ladrillos. El cráneo era menos grueso en las hembras y en las crías, y también una especie de símbolo de posición con el que los machos luchaban entre sí. Alrededor de la cúpula del cráneo, tenía un reborde de protuberancias óseas redondeadas, parecido a una corona de guijarros, que servían más para impresionar que para embestir. Algunos expertos creen que durante la estación de apareamiento, a los machos les saldrían manchas de vivos colores en la cara como señal de advertencia para otros machos del rebaño. Tenía un hocico largo y puntiagudo rematado por un pico curvo. Por encima del pico sobresalía un racimo de fuertes y afiladas púas que podían herir dolorosamente a cualquier depredador lo bastante audaz como para atacar a este animal tan alto como dos osos y largo como un autobús de 25 plazas. Para embestir, adquiría la postura típica, cola en horizontal, lomo recto y cráneo hacia delante, de forma que al chocar las dos cabezas no se fracturara ningún hueso. Es probable que utilizara las púas del hocico inmediatamente después de embestir a un rival a cabezazos, con bruscos movimientos del cráneo de abajo arriba para ensartar al dinosaurio aturdido. La bóveda ósea también le servía para defenderse de los depredadores, a los que podía haberles roto algún hueso. Vivía en rebaños, como las vacas actuales. Su dieta consistía en platas, frutas, semillas y posiblemente insectos. Cuando caminaba y pasaba, empleando sus dientes de sierra para desgarrar hojas y brotes, arrastraba su larga cola puntiaguda tras de sí, pero cuando bajaba la cabeza para embestir a otro macho o golpear a un atacante, mantenía la cola rígida en posición horizontal. La cola estaba compuesta por 20 huesos pequeños y quizá tuviera la flexibilidad necesaria como para azotar a su atacante, como un potente látigo. Tenía las patas delanteras cortas y rollizas, con cinco dedos cada una, que utilizaba para arrancar hojas de los árboles o tirar ramas y acercárselas a la boca. Cada dedo terminaba en una garra muy afilada, que quizá ayudara al animal a defenderse, o tal vez a trepar por las escarpadas laderas montañosas aisladas, donde vivía, como las cabras montesas actuales. Unas largas y gruesas patas traseras soportaban su enrome cuerpo. Eran muy musculosas, y permitían al animal huir a gran velocidad de los peligrosos carnívoros, y también embestir a un macho rival en sus duelos a cabezazos. Tenía cuatro dedos en cada pata trasera, tres de ellos largos y con fuertes y anchas garras. El cuarto dedo era mucho más corto y le ayudaba a mantener el equilibrio. Medía unos 8 metros de largo, desde la punta del hocico hasta el extremo de la cola. Vivió hace 70 millones de años, en el Cretácico superior, en Norteamérica.

    Sauristiquios

    Ornistiquios

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto