Volver al índice del WEB de Duiops

Google 
 
En Internet En duiops.net
   

Ir a la sección de trucosIr a la sección de clubs

clubsbnr.jpg (11811 bytes)


cavenbnr.jpg (17259 bytes)

Soluciones | Zona Monkey Island

 

Monkey Island I

COMENTARIO

monkey.gif (20869 bytes)Si hay algo de lo que se puede tildar a Ron Gilbert, autor de «Maniac Mansion» y padre del SCUMM, el parser creador de aventuras gráficas de Lucasfilm, es de su sentido de la oportunidad y de su visión casi paranormal de los gustos y apetencias de los usuarios. Un buen ejemplo de ello lo constituye este clásico de las aventuras por ordenador, que responde al nombre de «The Secret of the Monkey Island». Es un hecho constatable que las aventuras en el Caribe de los tiempos coloniales siempre han sido del agrado del público de todas las edades (¿quién no ha soñado alguna vez con ser pirata?). Por otra parte, las historias de fantasmas permanecen en la leyenda de todas las generaciones humanas desde tiempos inmemorables. Entonces, ¿por qué no hacer una aventura gráficas basada en las aventuras de un aprendiz de pirata que debe hacer frente a toda una banda de piratas fantasmas? Efectivamente, así nació «The Secret of the Monkey Island», y, como no podía ser de otra forma, enseguida se convirtió en todo un éxito para el gran público.

guybrush1.gif (3076 bytes)elaine2.gif (1926 bytes)Es realmente complicado desenmascarar el secreto que se esconde tras las velada niebla de la misteriosa "Isla del Mono", y no hablamos precisamente del verdadero secreto que da pie a la aventura, para el cual es necesario completar también la segunda parte del juego. El secreto al que hacemos referencia es precisamente el que hace de esta aventura una experiencia inolvidable, donde el recuerdo de las situaciones vividas perdura con el paso del tiempo. Quizás todo se deba a los inspirados gráficos, los primeros en VGA para una aventura de Lucasfilm, que mantienen una elevada belleza artística, o a las divertidas y disparatadas acciones que hay que realizar, capaz de forzar una sonrisa al más pintado. Sin embargo, los aspectos más elaborados del juego son, sin duda, el refinado argumento, la inteligencia de los puzzles y los ingeniosos diálogos, que producen un cóctel caribeño irresistible para cualquier aventurero dispuesto a pasearse por el Caribe del siglo XVI.

mi.gif (25659 bytes)La acción tiene lugar en dos islas diferentes, la Isla Meleè y la famosa Monkey Island, aunque tampoco conviene olvidarse de las controvertidas peripecias que hay que sufrir para gobernar un barco pirata cuando la tripulación decide amotinarse. En el transcurso de la aventura, la libertad de movimientos es total, ya que es posible resolver los rompecabezas en distinto orden, e incluso de varias formas diferentes. Acciones tan disparatadas como ganar un combate a espada mediante insultos, actuar de hombre-bala en el circo, utilizar un pollo de goma como polea o encontrarle la utilidad a un recoge-plátanos automático, convierten a esta aventura en toda una pequeña joya altamente recomendable para todos aquellos que quieran pasar un buen rato frente su ordenador. Técnicamente, «The Secret of the Monkey Island» ya ha sido superada por las mastodónticas aventuras de hoy en día, pero, desde un punto de vista argumental, de diversión y desarrollo, aún sigue siendo una de las mejores aventuras de todos los tiempos. Simplemente imprescindible.

 

ARGUMENTO

lechuck1.gif (2126 bytes)El día en el que Guybrush Threepwood desembarcó en la Isla Meleè, con la firme intención de convertirse en pirata, seguramente no imaginaba lo que se le iba a venir encima. De haber sido así, quizás habría elegido otra ocupación menos arriesgada, como la de lustrador de patas de palo o vendedor de parches para el ojo.

Y es que la tarea de convencer a los Jefes Piratas para ser admitido en el gremio de la piratería, se presentaba condenadamente difícil. Tres eran las complicadas pruebas que tenía que superar: encontrar un tesoro escondido, robar una valiosa estatua en la mansión de la Gobernadora, y vencer al Sword Master en un duelo a vida o muerte. Con la mejor de las predisposiciones, Guybrush se dispuso a enfrentarse con cada una de ellas. Todo habría salido bien sino llega a ser por la repentina aparición, cuando el objetivo ya estaba casi cumplido, del malvado pirata fantasma LeChuck, que secuestra a la bella gobernadora y se la lleva a su escondite secreto, map_sell.gif (1858 bytes)en la misteriosa Monkey Island. Como todo buen pirata enamorado, Guybrush deberá comprar un barco y reclutar una tripulación competente para lanzarse en busca de su arrebatado amor. Pero sus bolsillos vacíos no contienen ni un sólo doblón, y los piratas de Melee tiemblan cada vez que se pronuncia el nombre de LeChuck. Sólo después de sudar sangre y agudizar el ingenio, Guybrush conseguirá el medio de transporte y la tripulación necesaria. Ya en Monkey Island, a la que sólo se puede llegar mediante la elaboración de un antiguo hechizo vudú, los problemas vuelven a multiplicarse, y de nuevo hay que afilar las neuronas para sacar algún provecho de los caníbales, tratar con un naufrago medio chiflado e introducirse en las entrañas de la tierra, donde se esconde el temible pirata y toda su tripulación de muertos vivientes. Sólo con ayuda de la magia negra, podrá el incauto Guybrush encontrar el remedio para matar a un muerto, antes de que la fatídica boda se produzca.

moral_1.gif (3181 bytes)Sin embargo, esto es sólo un simple bosquejo de lo que se esconde dentro de uno de los guiones más conseguidos que se han visto en una aventura gráfica, al más puro estilo de Hollywood. Todo el argumento se desarrolla de una manera fluida, calibrando en todo momento la acción para que en ningún momento se vuelve pesada o frustrante. Los puzzles son ingeniosos, equilibrados y de dificultad variable, sin llegar a ser desesperantes. Nada es lo que parece y, continuamente, cuando parece que todo está resuelto, aparecen nuevos escenarios, nuevas situaciones y nuevos personajes que complican todavía más el disparatado embrollo que envuelve toda la aventura. Los toques de humor se suceden a un ritmo constante, y los divertidos e imaginativos diálogos, permiten que todo el mundo sea capaz de disfrutar con esta deslumbrante aventura gráfica.

 

Ver solución de The Secret of Monkey Island


Monkey Island II

COMENTARIO

mi2.gif (32866 bytes)"Lo imposible, lo hacemos de inmediato. Los milagros tardamos un poco más". Esa parece ser la consigna que cumple a rajatabla la todopoderosa compañía Lucasfilm, ahora convertida en LucasArts, a la hora de presentarnos productos cada vez más apetecibles.

guybrush_chest_ani.gif (7591 bytes)Efectivamente, tuvimos que esperar un año para que se produjera el milagro de sobrepasar a toda una gran aventura como era «The Secret of the Monkey Island». «The Secret of the Monkey Island II» mejoraba lo inmejorable presentando más chistes, más humor retorcido, mejores gráficos y una mayor sofisticación en el desarrollo. No en vano nos encontramos ante la aventura que ha servido de espejo al resto de sus competidoras, durante los últimos tres años. En todo este tiempo, «The Secret of the Monkey Island II» se ha convertido en un estándar a imitar, tanto por su calidad artística, difícil de superar, como por su perfecta estructuración argumental, donde todavía se sigue manteniendo en cabeza. Como en una película de Woddy Allen o en corto de Charles Chaplin, las situaciones cotidianas se vuelven extravagantes y divertidas cuando se las hace pasar bajo el filtro de la genialidad reencarnada en los diseñadores y programadores del juego. Situaciones tan estrafalarias como el viaje en ataúd por el pantano, el concurso de escupitajos o las escenas del muñeco vudú, ya permanecen en el recuerdo de todos los aventureros gráficos.

monkey1.gif (1573 bytes)hanging2.gif (2185 bytes)Y es que todos los aspectos relacionados con el desarrollo de los acontecimientos se han pulido hasta el más mínimo detalle. Así, no es posible hablar de puzzles independientes que se suceden a lo largo del juego, como suele ocurrir en aventuras poco evolucionadas, sino que más bien se trata de un gigantesco rompecabezas que envuelve a toda la aventura, estratificado en varios niveles para dar lugar a las distintas situaciones, pero donde todos los enigmas están relacionados, mezclándose unos con otros para crear un universo propio donde todas las piezas encajan perfectamente.

El juego está dividido en cuatro grandes zonas: en la Isla Scabb, el protagonista Guybrush Threepwood tendrá que fabricar un muñeco vudú para "incordiar" al matón de turno que tiene atemorizados a todos los piratas. En las islas Phatt y Booty deberá encontrar los cuatro trozos del mapa del tesoro Big Whoop, para viajar a la fortaleza de LeChuck y finalmente a la Isla Dinky, donde está enterrado el tesoro, objetivo primordial de la aventura. En cada una de las zonas tenemos una libertad total de movimientos, y podemos resolver los principales obstáculos en cualquier orden, de forma que es casi imposible quedarse atascado en un determinado problema. El nivel de sofisticación es tan alto, que no habrá ni un segundo de descanso, viajando continuamente de isla en isla, relacionándonos con extravagantes personajes y avanzando poco a poco, en varios frentes, hasta conseguir los objetivos secundarios que nos acerquen a la meta final.

lech.gif (2511 bytes)Para llevar esto a cabo, no basta con realizar las acciones a las que estamos acostumbrados en la mayoría de las aventuras. En «The Secret of the Monkey Island II» todo es mucho más sofisticado, y también más divertido. Aquí no es suficiente con encontrar un determinado objeto y usarlo en el lugar apropiado para conseguir superar las dificultades. La mayoría de las veces habrá que realizar toda una serie de acciones encadenadas hasta conseguir el objeto final. Por ejemplo, en un determinado momento, descubrimos que es necesario obtener una caña para alcanzar un trozo de mapa que, tras infinidad de peripecias, ha ido a parar al fondo de un acantilado. Para conseguir la caña, hay que superar en un concurso de pesca al pescador que la posee. Para conseguir el pescado gigante y ganar el concurso, es necesario colarse en la cocina de la mansión de la Gobernadora. Para colarse en la cocina, hay que llamar la atención del cocinero haciendo un poco de ruido. Después, para alejarlo de la cocina, hay que... En fin, esto es sólo una pequeña muestra de lo que nos espera. Acciones tan importantes como la manipulación de los objetos y la utilización de unos con otros tienen un papel primordial, al igual que la relación con los distintos habitantes de las islas.

herman2.gif (2101 bytes)Gracias a los divertidos y originales diálogos, todos los personajes están dotados de una personalidad propia, que influye notablemente en las decisiones que sobre ellos debemos tomar. Sólo gracias a lo que ellos nos cuenten, y a lo que podamos deducir de la simple observación de su comportamiento, podremos obtener algo a cambio. Como complemento a tal derroche de imaginación y buen hacer, tenemos unos gráficos sencillamente maravillosos, donde los fondos que dan vida a la aventura son de una belleza pocas veces vista en un ordenador. Además, es en esta aventura donde LucasArts estrena su nuevo sistema de generación musical llamado iMUSE, con el que las pegadizas melodías se ajustan automáticamente a la acción, de forma que la música se ralentiza cuando no sucede nada especial, cambiando de ritmo o de tipo de música en los momentos cumbres. Y es que, para la mayoría de los entendidos en estos temas, «The Secret of the Monkey Island II» es, posiblemente, la mejor aventura de todos los tiempos. Nosotros no vamos a ser tan categóricos, entre otras cosas porque, cuando se habla de aventuras gráficas al más alto nivel, todo se reduce a una cuestión de gustos. Lo que sí está claro es que ninguna aventura puede considerarse la mejor, hasta que no ha sido comparada con «The Secret of the Monkey Island II», y creednos, sólo un puñado de ellas han podido soportar semejante comparación.

 

ARGUMENTO

wally2.gif (6728 bytes)Las cosas no quedaron nada claras en «The Secret of Monkey Island». Guybrush Threepwood consiguió el amor de la gobernadora Marley, es cierto, pero el secreto que se esconde en lo más profundo de la Isla del Mono nunca nos fue desvelado. Ahora que las relaciones con la bella Elaine se han enfriado y Guybrush ya es un pirata de prominente barba, hecho y derecho, es necesario buscar nuevos desafíos, nuevas razones por las que despertarse cada mañana.

Así fue como Guybrush llegó a la Isla Scabb en busca del famoso tesoro Big Whoop, cuyas fabulosas riquezas permanecen en la memoria de cualquier pirata que se precie. Sin embargo, en la mencionada isla sólo encontró un puñado de bucaneros atemorizados por un pintoresco bandido llamado Largo Lagrande, que, en su tiempo, había sido la mano derecha de LeChuck. Para poder salir de la isla, Guybrush debe entregar a la hechicera del pantano cuatro ingredientes necesarios para fabricar un muñeco vudú: algo de la cabeza de Largo, algo de su ropa, algún líquido de su cuerpo y algo perteneciente a sus antepasados. Después de muchas peripecias, Guybrush consigue el ansiado muñeco, pero su probada ineptitud sólo le sirve para que Largo recupere un pedazo de barba de LeChuck, con el que podrá resucitar el cuerpo podrido del pirata, enterrado en lo más profundo de una fortaleza escondida en medio del Caribe.

Sabiendo que LeChuck volverá en busca de venganza, la hechicera le aconseja localizar el mencionado Big Whoop, pues ese fabuloso tesoro contiene el arma necesaria para combatir a LeChuck. De esta forma, después de conseguir un poco de dinero trabajando de cocinero, Guybrush consigue salir de la isla y llegar a otras dos, la Isla Phatt, gobernada por un tirano dictador, y la Isla Booty, hogar de la amada gobernadora Marley.

Gracias a un libro que le entrega la hechicera, descubre la existencia de un mapa que indica la localización exacta de la isla Dinky, el lugar donde está enterrado el Big Whoop. Por desgracia, el mapa fue dividido en cuatro trozos que guardaron cada uno de los cuatro piratas que lo enterraron, antes de seguir su propio camino. Sólo después de ganar un concurso de escupitajos, colarse en la fiesta de disfraces de la Gobernadora, realizar un incómodo viajecito a pulmón descubierto hasta las profundidades del mar, escapar de la cárcel del dictador Phatt, y otras innumerables peripecias, Guybrush podrá contar con los cuatro trozos en su poder. Pero entonces, todavía tendrá que rescatar a su amigo el cartógrafo, encerrado en la fortaleza de LeChuck, viajar a la isla Dinky, encontrar el tesoro, y después... Después llegará el enfrentamiento final con el cadáver viviente de LeChuck, y, quién sabe, sólo quién sabe, el secreto de la Isla del Mono quedará por fin al descubierto.

 

Ver solución de The Secret of Monkey Island II


Monkey Island III

INTRODUCCIÓN

THE COURSE OF MONKEY ISLAND ¡RECOMENDADO!

Por Eva Gancedo

Hola aventureros, puesto que mi afición por las aventuras gráficas comenzó con la serie Monkey Island, me siento en la obligación de hablaros sobre las últimas aventuras de nuestro personaje ya conocido Guybrush Threepwood en su continua lucha con el temible pirata zombi Le Chuck. Desde mi modesta opinión esta tercera parte de Monkey Island constituye una de las mejores aventuras gráficas a las que he jugado. El juego posee las mismas características que sus predecesores The Secret of Monkey Island (1990) y Monkey Island II: La venganza de Le Chuck (1992). En esta tercera parte, una vez más, tenemos que ayudar a nuestro héroe a anular la maldición que a convertido a su amada Elaine en una estatua de oro. A lo largo del juego vamos pasando por diversas pantallas a cual mejores. Creo que contiene todos los ingredientes para atraparte hasta el final: unos gráficos impresionantes (de película), un diálogo más que divertido e ingenioso y un excelente ambiente musical. A ello hay que añadir la no demasiada dificultad del juego, los puzzles que se nos van apareciendo tienen bastante lógica y no hay que romperse mucho el coco para encontrar las soluciones. El juego tiene dos niveles de dificultad, o sea, que si no te atreves con la versión más complicada, empieza por la más facilita (es lo que yo hice).

31.gif (47246 bytes)La interfaz es similar a la utilizada en otro famoso juego de Lucas Art Full Throttle. Cuando quieras interactuar con un personaje u objeto, sólo tienes que quedar pulsado el ratón y enseguida verás un menú en el que puedes seleccionar utilizar tus manos, tus ojos o tu boca.

Para este último juego de la serie necesitarás un Pentium 60 con 16 Mb de RAM y Windows 95.

Sólo decir que espero con ansia una IV parte de este divertido juego.

Saludos cordiales,

Eva

Un momento, aún no me he ido. Una sorpresa más, por si os quedáis atascados aquí va la solución, pero sólo usarla en caso de verdadera necesidad (haced trabajar un poco vuestras mentes ¿eh?...)

Ver solución de The Curse of Monkey Island

 

     
 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto