Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Reptiles marinos - Placodontos

    Placodontos

    Los placodontos son un orden de reptiles euriápsidos. Eran parecidos a las tortugas, y tenían un caparazón acorazado para defenderse de sus enemigos.

    Parece extraño que millones de años después de que los animales abandonaran el agua para vivir en tierra firme, algunos evolucionaron para volver al mar. Pero esto puede ocurrir cuando existe un suministro de alimento que no se aprovecha.

    Los más protegidos tenían la composición de los caparazones de las tortugas, pero estos reptiles no están emparentados con los placodontos. Ambos debieron desarrollar la misma armadura porque era fuerte y eficaz.

     

    Placodus: Era un animal marino. Imagina un animal que parece un tritón gigante; ponle la cabeza de una morsa sin colmillos, y tendrás a este animal. Fue uno de los primeros miembros de un grupo de animales llamado placodontos. Se alimentaba de marisco. Tenía largos dientes como tachuelas, que sobresalían de la parte delantera de su mandíbula, ideales para arrancar el marisco que las rocas. También tenía anchos dientes planos en el paladar, para triturar conchas y llegar a la carne. El resto del cuerpo, con su cola flexible y sus patas palmeadas, estaba adaptado para la natación. Tenía una hilera de protuberancias óseas a lo largo de la espina dorsal. No esa una armadura muy eficaz, especialmente porque en su mundo había muchos otros animales marinos feroces. Los placodontos posteriores a éste estaban mucho mejor acorazados. Medía 2 metros de longitud. Vivió a mediados del Triásico.

    Placochelys: Conservaba los dientes trituradores de sus predecesores en la boca, pero los largos dientes habían desaparecido, sustituidos por un duro pico córneo, mejor adaptado para desprender el marisco. Tenía el lomo cubierto con una tupida reja de placas óseas, grandes y pequeñas. Vivió a mediados y finales del Triásico.

    Psephoderma: Era otro placodonto, pero éste tenía la concha dividida en dos. Su longitud, sin embargo, en su mayor parte correspondía a su larga y estrecha cola. Tenía el dorso cubierto por una gruesa concha irregular, unida por una bisagra a otra concha que le protegía las caderas. Medía unos dos metros de longitud.

    Henodus: Significa diente aplanado. Casi tan ancho como largo, nadaba por los mares como un disco volador acuático. Cuando vivió este animal, los mares poco profundos que cubrían lo que hoy es Europa estaban muy poblados: almejas, lapas, bígaros y otras tenían su hogar en las rocas que cubrían el lecho marino. En tierra firme aparecieron los primeros cocodrilos, los reptiles voladores y los dinosaurios. Algunos reptiles se adaptaron a la vida marina y buscaron su alimento bajo el agua. Fue el último de los placodontos, un grupo de reptiles marinos acorazados. Medía algo menos de 1 metro de anchura y su cuerpo era ancho y plano, con el de una tortuga aplastada. A pesar de su parecido con las tortugas, incluso en el caparazón, aunque lo tuviera más plano, no vivía del mismo modo que ellas. Su caparazón era como un escudo óseo que cubría su cuerpo redondeado. Sólo la cabeza, las pequeñas patas y la cola quedaban desprotegidas. Cuando pasaba por el mar en busca de alimento, su caparazón óseo le protegía de los depredadores. Accionadas por sus fuertes músculos, sus anchas mandíbulas actuaban como un cascanueces gigante. Como las morsas modernas, nadaba hasta el fondo de los mares poco profundos. Arrancaba los moluscos con su pico córneo sin dientes, y trituraba las conchas con sus muelas. Los huesos del paladar y las mandíbulas inferiores le permitían morder con más fuerza. Sus cortas patas sobresalían por debajo de su caparazón. En cada pata, los dedos estaban unidos por una fina membrana de piel, como la de los patos. Probablemente usaba sus patas palmeadas como aleta para nadar más deprisa. Tenía una cola corta y aplanada que flexionaba de lado a lado al nadar. Su pequeña cabeza y sus diminutos ojos asomaban también por debajo del caparazón. Probablemente, ante una amenaza no podía retraer la cabeza y los miembros bajo la protección de su concha, como las tortugas marinas actuales. A ambos lados de la parte superior del cráneo, tenía un orificio característico, al igual que otros reptiles acuáticos. Medía 1 metro de largo. Vivió hace unos 200 millones de años, a finales del período Triásico, en los mares interiores poco profundos del sur de Alemania.

    Reptiles marinos

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto