Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 
ts.gif (1152 bytes)

Sobre el Web:

Novedades de la sección dinosaurios

Noticias de dinosaurios

Libro de visitas

Consultorio

Secciones destacadas

Lista de la A a la Z

Árbol genealógico de los dinosaurios
(Incluye información individual de unos 600 dinosaurios)
  • Terópodos
  • Sauropodomorfos
  • Segnosaurios
  • Ornitópodos
  • Marginocéfalos
  • Tireóforos
  • Información sobre dinosaurios:

    ¿Qué es un dinosaurio?

    El origen de los dinosaurios

    Características de los dinosaurios

    El hábitat de los dinosaurios

    Modo de vida de los dinosaurios

    Las preguntas sin respuesta

    Fósiles

    Dinosaurios y museos

    Récords de dinosaurios

    Los períodos geológicos

    Artículos sin clasificar

    Anexos

    Reptiles marinos

    Reptiles voladores

    Primeros cocodrilos

    ti.gif (1148 bytes)
    Portada - Dinosaurios y museos - Norteamérica - Introducción

    Norteamérica - Introducción

    INTRODUCCIÓN

    Piensa en dinosaurios realmente famosos: Stegosaurus, Diplodocus, Triceratops, Tyrannosaurus... Todos ellos vivieron en América del Norte. La mayoría de los dinosaurios que has oído nombrar se han encontrado allí. ¿Por qué? Hay varias razones.

    Cuando empezó la Era de los Dinosaurios el clima era cálido y seco. Hacia el Jurásico se fue haciendo más húmedo y crecieron muchas plantas, que servían de alimento a los dinosaurios. América del Norte estuvo comunicada al resto del mundo durante millones de años, por lo que los dinosaurios podían ir y venir y extenderse con facilidad. Descubrimientos de desarrolladas especies sugieren que Norteamérica perdio el contacto con Europa y Sudamérica, pero ganó una conexión de tierra cerca del este de Asia al final de la Era Mesozoica.

    Grandes manadas vagaron por las orillas de los ríos del Jurásico y las tierras bajas del oeste hacia el mar dividieron en el Cretácico superior América de norte a sur. En el oeste de Norteamérica, los ríos se desbordaban a menudo, ahogando y enterrando a los animales que sorprendían. Sus orillas son buenos lugares para buscar fósiles. En las tierras yermas, es decir, áridas, del medio oeste, la lluvia y los vientos erosionan las rocas y dejan al descubierto los fósiles. Hoy, los EE.UU. y Canadá tienen dinero para montar excavaciones de dinosaurios y también gran tradición como buscadores de fósiles.

    América del Norte era el hogar de algunos dinosaurios enormes, incluyendo el Ultrasauros y el Seismosaurus. Los expertos creen que este último quizá fuera el mayor animal que ha existido nunca, mayor incluso que la ballena azul actual. El Ultrasauros era un saurópodo, pariente cercano del Brachiosaurus. Un solo hueso de brazo era mucho mayor que un adulto humano. En vida, este increíble gigante probablemente medía más de 30 metros de largo y más de 25 de alto. En América del Norte vivían muchos otros saurópodos de cuello largo, incluyendo el Camarasaurus, el Brachiosaurus, el Apatosaurus, el Diplodocus y el Supersaurus, otro gigante casi tan grande como el Ultrasauros.

    Uno de los dinosaurios medianos de América del Norte fue el Stegosaurus. Se han encontrado muchos de sus fósiles, lo que demuestra que fue muy común durante 10 millones de años, a pesar de su minúsculo cerebro, su pequeña cabeza, sus dientes de aspecto inservible y las grandes placas del lomo.

    En el otro extremo de la escala se encuentran algunos de los dinosaurios más pequeños. El Segisaurus sólo medía 1 metro de longitud, pero estaba adaptado para la carrera. Corría sobre sus patas traseras, atrapando animales pequeños con sus dedos provistos de garras. El Segisaurus era un primitivo terópodo carnívoro que vivió en Arizona hace 180 millones de años. Se trata uno de los pocos dinosaurios como las aves actuales.

    Las rocas del Triásico y el Jurásico se extienden por toda la costa occidental de América del Norte, desde Alaska hasta Colorado. Esas rocas se levantaron para formar las montañas rocosas, y han dejado al descubierto muchos fósiles de dinosaurios. El estado de Utah es uno de los mejores para buscar fósiles de dinosaurios. Se han hallado más de 5.000 dinosaurios. En 1953 se fundó allí el Dinosaur National Monument, o Monumento Nacional al Dinosaurio, donde los visitantes pueden contemplar a los científicos extraer huesos lenta y cuidadosamente. El río Green discurre entre rocas que se formaron hace 150 millones de años. En aquella época, un río prehistórico arrastró dinosaurios muertos hasta las orillas arenosas y los cubrió de lodo, gracias al cual se conservaron.

    Los hipsilofondóntidos son herbívoros bastante pequeños, del Jurásico y Cretácico. El Dryosaurus, era uno emparentado con ellos, pero pertenecía a otra familia. Medía casi 4 metros de longitud, del hocico a la cola, y era tan alto como un adulto humano. Corría sobre sus patas traseras y con la cola en horizontal. Buscaba las partes más sabrosas de las plantas, sirviéndose de los cinco dedos de sus patas delanteras, provistos de garras.

    Algunos dinosaurios primitivos eran pequeños, del tamaño de perros de compañía. Uno de ellos, llamado Scutellosaurus, vivió en América del Norte hace 190 millones de años. Sólo medía 1.3 metros de longitud, y la mitad correspondía a la cola. Al igual que sus primos de Europa, África y Asia, era un animal muy veloz. Dejaba atrás a sus enemigos corriendo sobre sus patas traseras. Tenía la protección adicional de pequeñas y duras placas óseas sobre las piel.

    Los terribles Carnosaurios son dinosaurios carnívoros que recorrieron América del Norte durante del Jurásico. Uno de los primeros fue el Dilophosaurus. Tenía dos semicírculos de hueso de la cabeza, como la mitad de un plato. Medía unos 6 metros de longitud. Quizá fuera un carroñero o persiguiera a sus presas corriendo sobre sus patas traseras para atraparlas con las delanteras. Los Carnosaurios se fueron haciendo mayores y más terroríficos a medida que transcurría la Era de los Dinosaurios. El Ceratosaurus vivó hace 150 millones de años en Colorado. Era un poco mayor que el Dilophosaurus y mucho más pesado. Sus patas traseras eran como troncos de árbol y las patas delanteras, muy pequeñas. Su cabeza, enorme, presentaba rebordes óseos sobre las órbitas, y tenía un cuerno en el hocico. El mayor carnívoro del Jurásico fue el Allosaurus. Sus mandíbulas eran más largas que sus brazos y estaban forradas de largos dientes curvos. Pero el mayor asesino aún estaba por llegar. Al final del Cretácico, hace 70 millones de años, apareció el Tyrannosaurus rex.

    Para los dinosaurios, América del Norte era un lugar inmejorable donde vivir, y donde morir y fosilizarse. Durante el Cretácico, estaba separada de Eurpoa y África. En ésta época, los dinosaurios Norteamericanos se especializaron y se diferenciaron de sus parientes de otras zonas del mundo.

    Alberta está en Canadá. Hace 75 millones de años era un hermoso paraíso subtropical, las plantas con flores exóticas crecían entre marañas de helechos cicadáceas, musgos y equisetos, en el lindero de los grandes bosques de coníferas. Alberta sigue siendo un lugar hermoso, pero algunas de sus zonas se han encontrado en desapacibles llanuras rocosas, a menudo cubiertas de nueve. Se trata uno de los mejores lugares para encontrar dinosaurios, que vivieron y murieron allí en grandes cantidad durante el Cretácico. En una zona de Alberta se han encontrado tantas especies distintas de dinosaurios, que se ha convertido en un inmenso museo al aire. Científicos de todo el mundo llegan al Dinosaur Provincial Park, o parque provincial del Dinosaurio, para estudiarlos. El parque es tan importante, que se ha declarado Patrimonio de la Humanidad, como las Pirámides de Egipto.

    Pero otros lugares de América del Norte, incluyendo muchos yacimientos de EE.UU., son terreno abonado para buscar dinosaurios. Algunos de los carnívoros más terribles recorrían la frondosa Norteamérica hace 70 millones de años. Los había de muchos tamaños y cazaban de distintas maneras, El más pavoroso fue el gran Tyrannosaurus rex, que tenía feroces parientes. El Daspletosaurus medía 9 metros de longitud y todo él era enorme; la pesada cabeza, las mandíbulas llenas de dientes como cuchillos de trinchar carne, las patas como troncos de árbol y la gran cola bamboleante. El Albertosaurus vivió en el mismo tiempo y lugar; probablemente era más ligero y cazaba presas más pequeñas.

    En América del Norte había peligrosos dinosaurios, pequeños pero tan feroces como sus parientes gigantes. El Stenonychosaurus medía 2 metros de longitud y sólo 1 de altura. Los pequeños mamíferos parecidos a musarañas y los insectos de la época debieron considerar a este animal un gigante espantoso. Algunos científicos creen que se trata del mismísimo Troodon, uno de los dinosaurios con el cerebro más voluminoso en relación con el cuerpo. Usaba sus grandes ojos, que apuntaban hacia delante, para divisar animales pequeños.

    En estos lugares, también hubo dinosaurios avestruz. Eran altos, esbeltos y bípedos, como los avestruces actuales. Incluían al Ornithomimus, el Dromiceiomimus y el Struthiomimus. Medían de 3 a 4 metros de largo y eran de constitución muy ligera, por lo que podían moverse con agilidad. Probablemente se alimentaban de huevos, insectos anfibios, reptiles y cualquier otro ser vivo que pudieran atrapar con su pico sin dientes.

    En las exuberantes selvas subtropicales de América del Norte, durante el Cretácico, los herbívoros estaban a sus anchas, pero vivían por miedo de ser atacaron, por los carnívoros, por lo que desarrollaron todo tipo de escudos y armas.

    Los ceratópsidos, o dinosaurios con cuernos, sólo vivieron en Norteamérica. Desarrollaron cuernos de distintos tamaños y en diferentes posiciones para ensartar al enemigo, y placas óseas con el fin de protegerse el cuello. El Pentaceratops, que significa cara con cinco cuernos, fue uno de ellos. Tenía un cuerno en el hocico y otro sobre cada ojo. El cuarto y el quinto eran, en realidad, pómulos puntiagudos. La larga placa ósea de su cuello, servía para defenderse y exhibirse. Probablemente los ceratópsidos vivían en grupos, para mayor protección.

    Algunos dinosaurios norteamericanos desarrollaron una armadura de placas duras, protuberancias y púas; son los nodosáuridos. Los anquilosáuridos también tenían una pesada armadura. El Ankylosaurus era uno de ellos y presentaba protuberancias óseas en la cabeza y en todo el cuerpo, además de una gran porra en la cola.

    Hacia finales del Cretácico los dinosaurios con pico de pato abundaban en este continente. Para eso tenían que evitar con éxito a los carnívoros, pero os científicos no saben con seguridad cómo lo conseguían. El Kritosaurus medía unos 9 metros de longitud. Tenía grandes aberturas en las fosas nasales, que se elevaban formando un reborde frente a cada ojo. Los hadrosáuridos, o dinosaurios con pico pato, quizá utilizaran el hocico para emitir bramidos y trompeteos. Algunos de estos dinosaurios desarrollaron extraños cuernos y crestas en la cabeza. Es probable que actuaran como instrumentos de viento para emitir fueres sonidos. Imagina que te acercas furtivamente a uno de estos dinosaurios y, de pronto, oyen un ruido atronador, como de un cuerno de caza. Muchos depredadores habrían salido corriendo. Los hadrosaurios vivieron hacia el final del Cretácico. Entre estos hadrosaurios, además del Kritosaurus, se incluían el Prosaurolophus, el Saurolophus, el Parasaurolophus, el Corythosaurus, el Hypacrosaurus, el Lambeosaurus, el Procheneosaurus y el Edmontosaurus. Las pruebas sugieren que vivían en grandes rebaños, como las cebras actuales.

    Ahora veamos cada país más detenidamente.

     

    CANADÁ

    Los dinosaurios de Canadá más antiguos conocidos provienen de las rocas del Triásico superior de Nova Scotia, al lado de la Bahía de Fundy. Aquí vivieron prosaurópodos y terópodos y, de hace unos 225 millones años, probablemente un ornistiquio muy primitivo conocido por huellas del pie izquierda fosilizadas, el dinosaurio se le ha denominado Atreipus

    La mayor parte de los descubrimientos de Canadá son más posteriores y en la parte más lejana del oeste, de rocas del Cretácico superior donde colinas estériles y valles flanqueaban al sur de Alberta el río Red Deer. Aquí, hace de 76 a 66 millones de años, terópodos tan pesados como elefantes cazaban rebaños de dinosaurios cornudos y de pico de pato que vagaban por lo que fueron unos claros pantanosos entre las laderas rocosas y en tierra adentro del mar.

    Los descubrimientos de dinosaurios en Alberta empezaron en el 1880 con pioneros que incluyen a Joseph Tyrrell. Las exploraciones empezaron a acelerarse a partir de 1910 cuando Barnum Brown empezó a buscar fósiles para el Museo Americano de Historia Natural. Fue a buscar huesos en los acantilados del río Red Deer, junto con varios otros buscadores a bordo de la parte de abajo de una larga barcaza plana. Había una competición de Charles Sternberg con sus hijos y Lawernce Lambe, todos reunieron huesos para la Inspección Geológica Canadiense. Esta cosecha de dinosaurios continuó hasta 1917.

    El descubrimiento de dinosaurios canadienses ganó nuevos hallazgos a medida que el siglo pasaba. En el 1.970 Dale Rissell encontró nuevamente un dinosaurio ornitomímido, y por el 1.980 Philliph Currie encontró otros dinosaurios cazadores que fueron encontrados en hordas fósiles en Alberta, que extrajo difucultosamente por las tierras mal erosionadas. Las rocas puntiagudas con fósiles de hadrosaurios y el cornudo Eucentrosaurus sugieren que se ahogaron rebaños superiores a 10.000 mimbros en inundaciones, como prehistóricas versiones del bisonte que oscurecían las praderas de Norteamérica hace un siglo. Por finales de 1980 el Dinosaur Provincial Park de Alberta tenía ya 500 esqueletos de 50 especies de dinosaurios, una comunidad completa de terópodos, dinosaurios cornudos, hadrosaurios y otros del Cretácico superior. Los optimistas esperan aún para más descubrimientos canadienses espectaculares. Los dinosaurios del Cretácico inferior al ser encontrados estaban mezclados en general con una brea aceitosa y la arena de Alberta.

    Por finales de la década de 1980, en Canadá era la cuarta nación con más ejemplares encontrados en la tabla de hallazgos de dinosaurios, con 49 géneros, por delante del Reino Unido. Los dinosaurios canadienses incluyen más o menos una docena de terópodos; un dudoso prosaurópdo, el Antarctosaurus; un hipsilofodóntido, el Parksosaurus; el único tescelosáurido conocido, el Thescelosaurus, 11 hadrosaurios, 4 paquicefalosaurios, 6 dinosaurios acorazados y 11 dinosaurios cornudos.

     

    HONDURAS

    Algunos Ornitópodos, probablemente hipsilofodóntidos, son los únicos dinosaurios conocidos de América Central.

     

    MÉXICO

    En México se ha hallado los terópodos Albertosaurus y Labocania, el saurópodo Apatosaurus, los hadrosaurios Hypacrosaurus, Kritosaurus y Lambeosaurus, y el cornudo Monoclonius.

     

    ESTADOS UNIDOS

    Hasta principios de 1990, los Estados Unidos encabezaba la lista de países con más descubrimientos de dinosaurios, con más o menos 110 géneros, sin embargo China, según parece, contará dentro de poco con más dinosaurios y sobrepasará ese límite. Las bestias estadounidenses incluyen 31 terópodos, 3 prosaurópodos, 18 saurópodos, 2 frabrosáuridos, 6 hipsilofodóntidos, los Ornitópodos Thescelosaurus, Camptosaurus e Iguanodon, 1 driosáurido, algo más de 10 pico de pato, 3 paquicefalosaurios, 3 escelidosáuridos, 9 dinosaurios acorazados y 15 dinosaurios cornudos.

    Los primeros descubrimientos de dinosaurios americanos datan probablemente de 1818 con un hallazgo en Connecticut con los huesos identificados como Anchisaurus. En 1834 Edward Hitchcock encontró fósiles de huellas de un ave en Massachusetts. El anatomista de Filadelfia Joseph Leidy dio nombre a tres dinosaurios por un diente fósil en 1.856, y, en 1858 el Hadrosaurus era el primer dinosaurio americano descrito a partir de un esqueleto parcial.

    Los dinosaurios estadounidenses no estuvieron muy tomados en cuenta hasta que a finales de la década de 1870 Othniel Charles Marsh y Edward Dinker Cope compitieron a desenterrar y nombrar los mejores y más grandes dinosaurios. Buscadores tales como O. W. Lucas y William H. Reed pudieron dar con los huesos del Salvaje Oeste de las rocas del Triásico superior cerca de Canyon City y Morrison, Colorado, y de Como Bluff, una roca crestada en el sur de Wyoming. Los hallazgos más famosos incluían los saurópodos Apatosaurus y Diplodocus, el dinosaurio con placas Stegosaurus, y el, para algunos, temeroso carnosaurio Allosaurus. Marsh llevaba unos 20 dinosaurios nombrados, mientras que Copa sólo llevaba, probablemente, 3 nombres válidos.

    Por el año 1900 aparecieron más dinosaurios del Jurásico superior cuando los buscadores trabajaban para tratar de llenar las salas de los museos. El Museo Americano de Historia Natural tenía buenos descubrimientos en viejos sitios como la Cantera de Cabina de Huesos en Wyoming; y Earl Douglass, un coleccionador para el Museo Carnegie de Pittsburgh, encontraba huesos sueltos gigantes en la Cantera Carnegie de Utah, actualemente una parte del Dinosaur National Monument.

    Desde la década de 1.960 Peter Galton, John Horner, James Jensen, Jonh Ostrom y otros, hicieron nuevos hallazgos para la Era de los Dinosaurios en los Estados Unidos. Les parecieron terópodos, prosaurópdos y ornistiquios que ya habitaban el sudoeste y este por los períodos Triásico medio y superior. Todavía el Valle de Conecticut según cabe suponer había dinosaurios del Triásico principalemente que resultaron ser datos mal tomados de las rocas del Jurásico inferior. El Supersaurus y otros saurópodos monstruosos se agregaron a las listas de gigantes del Jurásico superior. El Deinonychus con sus garras de borde aserrado podría haber aterrorizado durante el Cretácico inferior de Montana. En el Cretácico superior del oeste se hallaron intactas muestras de colmillos y terópodos de pocos dientes, picos de pato, dinosaurios cornudos, dinosaurios acorazados, dinosaurios con cabezas engrosadas y otros ornistiquios. Dos de los más extraordinarios de todos los descubrimientos eran los nidos edificados en colonias y las crías de algunos hadrosaurios, además de otros hadrosaurios, que vivieron en el norte de Alaska, hasta entonces una fría región dentro del Círculo Ártico.

    Dinosaurios y museos

         
     

    Volver arriba Volver arriba

      © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
      Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

      Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto