Volver a la portada de Duiops
 Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

ts.gif (1152 bytes)

Servicios

Libro de visitas

Galería de imágenes
(más de 9.400 gráficos y fotos)

Secciones

Definición de un ser vivo

Los seres vivos, objeto del estudio de la biología

La célula

La evolución

La clasificación de los seres vivos

Árbol genealógico
(más de 730 subpáginas y miles de descripciones de especies):
 
Mapa de clasificación completo

Anexos

APÉNDICE: Los Seres Vivos en el pasado

Vídeos de mascotas y animales

ti.gif (1148 bytes)
Portada - Metazoos - Cordados - Vertebrados - Gnatóstomos - Mamíferos - Terios - Euterios - Carnívoros - Fisípedos - Cánidos

Cánidos

      La familia de los cánidos son unos mamíferos carnívoros, del suborden de los fisípedos. Los perro que nos hacen compañía descienden de los primeros cánidos que vivieron hace 40 millones de años. Son un gran éxito de la evolución. Pueden vivir en muchos entornos y comen toda clase de alimentos. La familia de los perros incluye a los zorros, lobos y los coyotes. La mayoría evolucionó en América del Norte a partir de finales del Eoceno. Los perros pertenecen a la familia de los cánidos, que a su vez forman parte de un grupo mayor llamado carnívoros que incluyen nutrias, comadrejas, mofetas, felinos, osos, mangostas focas y morsas.

      Algunos perros son cazadores excepcionales, con agudos sentidos y una gran energía. Correr apoyándose sobre las puntas de sus dedos, cuatro en cada pata, y pueden perseguir a su presa largas distancias. Suelen ser omnívoros: ingieren una amplia variedad de alimentos: carne, huesos, fruta e insectos. Por eso, vivan donde vivas, es poco probable que pasara hambre.

      Después de la extinción de ciertos perros, el estilo de vida de los carroñeros fue seguido por el lobo salvaje prehistórico. Era el mayor de los miembros de la familia de los cánidos, con sus 2 metros de longitud. Los cánidos tienen uñas no retráctiles; cinco dedos en las patas anteriores y cuatro en las posteriores; cuatro premolares en cada arco mandibular y molares reducidos a dos.

      Incluye los géneros Canis, los perros, lobos y chacales; Vulpes, los zorros; Alopex, el zorro ártico; Fenecus, el fénec; y otros.

- Hesperocyon: Fue un cánido que se parecía más a una mangosta que a un perro. Vivió hace 35 millones de años, en el Oligoceno.

- Cynodesmus: Fue el primer cánido parecido a los perros actuales. Tenía la forma de un coyote americano. Vivió a finales del Oligoceno.

- Phlaocyon: Era un cánido semejante a un mapache. Comía semillas y huevos de ave, además de pequeños mamíferos e insectos. Vivió en el Mioceno, en América del Norte.

- Cerdocyon: Era un zorro primitivo. Como su descendiente, el zorro común o de los bosques, se alimentaba prácticamente de todo cuanto encontraba. Vivió en Argentina, en América del Sur.

- Osteoborus: Fue un cánido primitivo que optó por colaborar en la caza, y los tipos posteriores actuaban en manada, acosando a su presa que se desplomaba, agotada. Aunque era un cánido, al ser también carroñero, podía triturar los huesos como una hiena. Vivió hace unos 8 millones de años, al final del Mioceno, en América del Norte.

- Canis: Es un género de mamíferos de la familia de los cánidos, al que pertenecen el perro, Canis familiaris; el lobo común, Canis lupus; y otros lobos, el digno o perro australiano, Canis digno; las diversas especies de chacales, Canis aureus; etc. El perro es un carnívoro de la familia de los cánidos y, como tal, digitígrado, con las extremidades anteriores pentadáctilas y las posteriores tetradáctilas y con garras no retráctiles. Las razas salvajes son semejantes al lobo, y a éste debió de perecerse la forma primitiva; pero domesticada y sometida a un ininterrumpido proceso de cruzamientos y selecciones dirigidas o casuales, que dura desde los tiempos neolíticos, cuando menos, ha originado un gran número de razas actuales, mucho más diferentes unas de otras de lo que son algunas especies y aun algunos géneros de otros mamíferos. Los hay, en efecto, minúsculos o enormes, son pelo o con abundancia de él, con el cráneo alargado, como es normal en los cánidos, o muy chato, con orejas erguidas o colgantes, con las patas finas y altas o cortísimas; sus colores son variados, así como sus proporciones, resistencia, costumbres, etc. En general, su oído y, sobre todo, su olfato, son agudísimos, pero la vista lo es mucho menos; tienen 42 dientes, con los caninos y las muelas carniceras muy desarrollados, aunque menos que en los gatos, lo cual indica un régimen esencialmente carnívoro, si bien la domesticidad lo ha convertido prácticamente en omnívoro. Las razas más típicas se diferencias del lobo por no tener los ojos tan oblicuos con respecto la nariz, y del chacal por no poseen glándulas anales malolientes; de la zorra, por tener la pupila redonda y la cola no tan abundante de pelos largos, además de que tiene a enrollarse hacia la izquierda. Los perros entran en la edad de la pubertad del octavo al décimo mes y se aparean, sobre todo los domésticos, en cualquier época del año. La preñez dura sesenta y tres días, y la hembra pare de 5 a 12 hijos y aún más, que nacen ciegos. La lactancia de éstos dura dos o tres meses. El perro tiene la vida muy corta, siendo raro el que llega a los catorce años. Los restos prehistóricos conjuntos de hombres y perros, las representaciones pictóricas rupestres muestran que es antiquísima la domesticación de este animal, el cual, por su inteligencia y lealtad, así como por su gran plasticidad evolutiva, que ha permitido utilizarlo para actividades muy diversas, a permitido utilizarlo para actividades muy diversas, puede considerarse como una de las más bellas conquistas del hombre, del cual ha sido, junto con el caballo, el más constante compañero a lo largo de la historia. Se emplea en la caza, en la guarda del ganado y de la vivienda, como lazarillo, para buscar y auxiliar a las personas extraviadas, para arrastrar trineos, como explorador, y hasta en la guerra, actividad éste, para la que lo utilizó ya Alejandro el Grande, y en la que ha sido de notable eficacia durante las dos guerras mundiales, realizando servicios según sus aptitudes y el adiestramiento recibido. El lobo es un nombre de varios mamíferos carnívoros de la familia de los cánidos, congéneres del perro y sumamente parecidos a algunas razas de este animal. El lobo común, Canis lupus, es de unos 80 centímetros de alzada, 1,25 metros de longitud y 46 centímetros de cola, que es muy poblada y llega al talón; tiene el vientre blanquecino y un trazo blanco a través de la mejilla desde la garganta, pelaje corto en la cabeza y patas, largo en el cuello, lomo y cola, color ante, negruzco en flancos y más en el lomo por la punta de los pelos. Es propio de Europa, excepto de las Islas Británicas, Bélgica y los Países Bajos, donde se le ha exterminado, y también es propio de centro y Norte de Asia. De costumbres nocturnas y predadoras, ataca a toda clase de aves y mamíferos, aunque prefiere los corzos, ciervos y otros rumiantes, y es el azote de los ganados. Durante el verano habita en las montañas parejas, pero cuando llega el invierno baja a los valles a buscar alimento y penetra en los poblados, a veces en manadas y casi siempre de noche. Las lobas entran en celo en invierno; ordinariamente paren cinco o seis lobeznos, que no salen de su guarida hasta pasados dos meses, siguiendo luego a su madre en sus correrían durante algunos meses más. El medio más comúnmente usado para su caza es el ojeo o batida y el invierno la estación más conveniente. Para ello, los ojeadores producen el mayor ruido posible, golpeando al mismo tiempo los matorrales para que los lobos, espantados, se dirijan a donde están los tiradores. Pueden también cazarse a la espera, de tres modos: a la vereda, para lo que se busca la que tengan más frecuentada por los lobos y se arrastra por ello, un trecho, alguna prenda humana, para que, cuando el lobo se pone a oler el rastro, se puede tirar sobre él; al cebo, que consiste en conducir una caballería muerta a un sitio descubierto, en noche de luna y emboscarse el cazador en sitio a propósito; y se hubiese encontrado la camada de los lobeznos, se espera aguardando a la madre para tirar sobre ella a la entrada de la guarida, o bien llevando atadas las crías hasta un lugar desde donde el cazador pueda disparar. Las especies de América del Norte son: el lobo gris, Canis occidentalis, más corpulentos que el Europeo; el lobo rojo, Canis rufus; el lobo de los llanos, Canis nubilus, de color mucho más pálido; el lobo ártico, Canis tundrarum, ya dentro del círculo polar, de pelo blanco y perseguidos de rebos y toros almizclados; y el landgac, landgar o lobo índico, Canis pallipes, en la región oriental, más pequeño que el europeo, en el que, al parecer, se inspiró Kipling para su Libro de la Jungla. El digno o perro australiano... El chacal...

- Fénecus: Es un género de mamíferos carniceros de la familia de los cánidos, muy afín a los zorros. Pertenece el fénec, Fennecus zerda, que es propio de las hondonadas húmedas de los desiertos y las estepas del norte de África, de costumbres nocturnas, y se alimenta de presas pequeñas, más bien de insectos frutas y huevos, por los que tiene especial predilección.

- Lycaon: Es un género de mamíferos del orden de los carniceros, familia de los cánidos, al que pertenece el lobo pintado o perro-hiena. El lobo pintado, Lycaon pictus, es muy corpulento, con cuerpo de perro y cabeza de hiena y pelaje con manchas irregulares negras, leonadas y blancas. Vive en toda el África, al sur del Sahara.


Parazoos

Eumetazoos

Radiados

Bilaterales

   Acelomados

   Pseudocelomados

   Celomados prostómidos

   Celomados deuterostómidos

     
 

Volver arriba Volver arriba

  © 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
  Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

  Para comentarios, usar las direcciones e-mail de contacto